Ámsterdam busca cerrar Barrio Rojo

Uno de los lugares más conocidos de Ámsterdam es el Barrio Rojo, cuyo nombre oficial es De Wallen, y que se ubica en el centro histórico de la ciudad.

Pese a ser una zona rica en historia, arquitectura y cultura, lo que más atrae a los viajeros a esta zona es la prostitución.

Ventanas en el Barrio Rojo de Ámsterdam

Sin embargo, Los Países Bajos quieren cambiar esta situación, y la centenaria historia de la prostitución en el Barrio Rojo de Ámsterdam podría llegar a su fin.

Esto después de que el consejo de Ámsterdam votara mayoritariamente a favor de una propuesta de la alcalde Femke Halsema.

Prostitución y turismo de masas en Ámsterdam

La prostitución en los Países Bajos es tolerada desde los años 70, y se legalizó en el año 2000 bajo el entendido de que perseguirla no solo no conseguiría erradicarla, sino que perjudicaría a quienes la ejercen y fomentaría la trata de personas.

Esta misma política es la que hace del país uno de los más tolerantes con el consumo de drogas.

Lo que no está permitido es la prostitución en la calle, y es por esto que el Barrio Rojo adquirió su característica más conocida, y las antiguas casas de pescadores fueron adaptadas con ventanas donde las prostitutas se muestran para atraer clientes.

Barrio Rojo de Ámsterdam de noche

Sin embargo, lo que en un principio estaba pensado para favorecer a quienes ejercen la prostitución, terminó por caer víctima del turismo masivo.

Miles de turistas acuden cada día al barrio no para contratar un servicio, sino simplemente para quedarse en la calle observando a las mujeres.

Desde 2019, Halsema ya pensaba en como resolver este problema, y en ese año explicó al diario The Guardian que los excesos del turismo afectaron al barrio, que ya no era un lugar íntimo y protegido.

“Si caminas por las estrechas calles”, explicó, “ves multitudes de turistas parados frente a los escaparates, fotografiando a las mujeres e incluso burlándose de ellas.

Los residentes del barrio también se quejaban de comportamientos que afectaban su calidad de vida, pues sin ningún respeto a simples reglas cívicas era común que la gente orinara en la calle, se emborrachara o tiraran basura en las calles.

La pandemia del Covid-19, obligó a poner fin a la prostitución, y entonces los habitantes de De Wallen disfrutaron de sus calles sin las molestias causadas por esta masa de personas.

Es en este contexto que se aprobó la medida de terminar con el barrio rojo de Ámsterdam.

“Esta acción se trata de reiniciar a Ámsterdam como una ciudad para todos los visitantes, los turistas son bienvenidos a disfrutar de la belleza y de las libertades de la ciudad, pero no a cualquier costo”, explicó Dennis Boutkan, del Partido del Trabajo de los Países Bajos.

¿Qué pasará con el Barrio Rojo?

Las autoridades han asegurado que el terminar con el Barrio Rojo de Ámsterdam no es un intento de acabar con la prostitución que seguirá siendo legal y regulada en el país.

Lo que se busca es mudar el negocio a otra zona de la ciudad, creando un nuevo barrio erótico lejos del centro.

visitar el Barrio Rojo de Ámsterdam

Este lugar, cuya ubicación no ha sido definida, se construirá específicamente para el comercio sexual, permitiendo ejercer esta ocupación de manera segura, sin atraer a quienes solo quieren ver ni perjudicar a los residentes de la zona.

La medida final fue una de varias que se analizaron y que incluían el cobrar por entrar a los callejones o reducir las licencias de burdeles.

Sin embargo, aunque la medida tiene apoyo mayoritario de partidos políticos y ciudadanos, existe un grupo que se opone, las propias prostitutas.

De acuerdo a representantes del grupo Red Light United, 90% de las trabajadoras de la zona desean seguir laborando en el lugar.

Entre sus temores está la pérdida de sus clientes frecuentes, lo cual tendría graves consecuencias para sus ingresos.

Felicia Anna, portavoz del grupo, también dijo que estarán más expuestas a inseguridad y abusos, pues al trabajar en los escaparates, su profesión se hace visible a la gente y a la policía, y se evita el tráfico de personas.

Al contrario, el grupo propone aumentar el número de ventanas, para disminuir la presión sobre los que existen, y señalan estudios que indican que el número de visitantes a De Wallen no bajaría al eliminar la prostitución, pues la gente seguiría yendo.

La prostitución se ejerce en De Wallen desde la Edad Media, y a lo largo de la historia ha habido varios intentos de eliminarla del barrio, destacando las ocurridas en 1578 y 1911.

¿Qué opinas de las medidas?

Las mejores experiencias de viaje
Obtén tu seguro de viajes
Voluntariado con Worldpackers
Anúnciate en Viajeros en Ruta
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)
No Comments Yet

Comments are closed