Tag Archive for: Animales

Uno de los atractivos turísticos en la Riviera Maya y otros destinos de playa en México son los delfinarios.

En estos, delfines y otros cetáceos viven en cautiverio y son entrenados para aparecer en espectáculos para la audiencia.

Al igual que otras actividades que someten a los animales a vivir para entretenimiento de las personas, son lugares que están en la mira de los viajeros responsables con el medio ambiente, y por quienes defienden los derechos de todos los seres vivos.

La buena noticia es que México se ha unido a los países que legislan para prohibirlos, y, a reserva de que la ley se apruebe en la Cámara de Senadores, estos desaparecerán del país.

Delfines en cautiverio en México

A lo largo de México, existen 34 delfinarios, la mayor parte de ellos se encuentran en Quintana Roo, donde se ubican 17 de ellos.

En ellos viven aproximadamente 300 delfines, de acuerdo a los datos que se ofrecieron al presentar la iniciativa para prohibirlos.

La cantidad es bastante grande, pues estos lugares representan el 8% de los delfinarios que existen a nivel mundial, y el país tiene, con diferencia, la industria de delfines en cautiverio más grande de Latinoamérica.

Delfín abrazado por una mujer en delfinario

De acuerdo a Estefanía Vargas, diputada del PRI que presentó la iniciativa, estos viven de 25 a 30 años en una cárcel de no mas de 10 metros de profundidad.

Aunque se trata de una generalización y hay lugares que ofrecen mejores condiciones, sin duda estos mamíferos necesitan más espacio para vivir en plenitud.

Ya en 2017, se había presentado una iniciativa para prohibir los delfinarios, pero los votos de Morena, que se unió a PAN, PRD y MC permitieron que esto continuara.

Ahora, con 334 votos a favor de todos los partidos y solo 17 en contra, si se votó por prohibirlos.

¿Cómo se dará la prohibición de los delfinarios?

En 2015, México aprobó una ley para prohibir el uso de animales en los circos, una iniciativa presentada por el PVEM sin mucho análisis, pues más allá de la prohibición, no tomó en cuenta que pasaría con todos estos animales una vez que terminara su explotación.

La consecuencia fue que una ley que debió ser totalmente positiva acabó siendo negra. Se permitió que los animales siguieran en cautiverio en jaulas siempre y cuando no se usaran en espectáculos, y no se tomó ninguna previsión para llevarlos a refugios o rescatarlos.

Al final, solo 212 animales fueron resguardados por Semarnat, 537 siguen en posesión de circos y más de 1600 desaparecieron sin que se sepa su destino.

En el caso de la prohibición de delfinarios, la cosa estuvo mejor planeada, pues lo que se prohíbe es la apertura de nuevos lugares, pero no que los ya existentes dejen de operar.

delfines en quintana roo

Estos, podrán mantener a los delfines que ya tienen en cautiverio mientras dure su vida, pero ya no podrán adquirir nuevos ejemplares, por lo que desaparecerán por si solos en las próximas décadas, sin que se sacrifique a sus actuales residentes.

La iniciativa también permite que los delfines se sigan utilizando en investigaciones científicas y con fines de conservación.

¿Qué dicen los delfinarios?

Los dueños de estos negocios, acusaron a los diputados de votar sin mayor análisis y sin consultar a las empresas afectadas, de las cuales, dijeron, dependen 15,000 empleos.

Dijeron que es una pena que se termine con los programas de reproducción de delfines que manejan, e invitaron a los senadores a estudiar el caso con mas cuidado antes de aprobarlo.

Cabe mencionar que, si bien existen programas de reproducción, asociaciones animalistas han dicho que en algunos lugares del mundo se sospecha que parte de los ejemplares fueron capturados de su medio salvaje.

Asimismo, y dado que los delfines no son considerados una especia amenazada, el interés de criarlos en cautiverio para su conservación no se justifica, como si sería el caso si esos recursos se enfocaran en salvar a especies cuya supervivencia si está en riesgo.

Además de México, los países que más delfinarios tienen son Estados Unidos, Japón, China y Rusia. También existen en España y Turquía.

En años recientes, otros países han actuado para detener la explotación turística de especies animales, promoviendo en su lugar su rehabilitación y conservación.

Entre estos se encuentra Camboya, que prohibió los paseos en elefantes por Angkor Wat, y Nueva Zelanda que prohibió el nado con delfines.

La FAADA, que promueve un turismo responsable con los animales, y a cuyo manifiesto nos sumamos en Viajeros en Ruta, menciona el cautiverio de especies y los espectáculos que protagonizan como dos actividades de explotación que se escudan en una falsa justificación de conservación y educación para operar.

El mismo organismo invita a los viajeros interesados en conocer la fauna a visitar parques naturales, donde el costo de entrada va a la protección de animales y sus habitats.

Un avance más para lograr un turismo responsable con los animales se logró en Camboya, país que acaba de prohibir los paseos en elefante en Angkor Wat.

La medida se aplicará a partir de 2020, pero aunque los paseos aún no son ilegales, ya se toman medidas para acabar con esta práctica.

El anuncio fue hecho por APSARA, la organización creada en 1995 para administrar tanto la zona arqueológica Patrimonio de la Humanidad, como la región de Siem Rep donde esta se encuentra.

Para lograr el cambio, se requirieron años de presión de grupos medioambientales.

Los paseos en elefante en Angkor Wat eran un importante atractivo turístico y por ello hubo reticencia a poner fin a esta práctica.

Sin embargo, cada vez se logró más conciencia de las difíciles condiciones en las que los paquidermos viven, en especial después de que en 2016 una elefante llamada Sambo muriera tras un golpe de calor cuando caminaba a 40 grados centígrados paseando a unas personas.

Aunque hay viajeros responsables con los animales que rechazan montarlos, la demanda del resto de los turistas hace que la carga sea demasiada para los animales, que están sobreexplotados.

Además, organizaciones de derechos de los animales como PETA llevan años advirtiendo que par que los elefantes puedan ser usados por humanos, se requiere un duro entrenamiento, durante el cual se les somete a golpes y se quiebra su espíritu.

“El elefante es un gran animal, pero también es gentil y no queremos ver que sean usados nunca más en actividades turísticas”, dijo Long Kosal, portavoz de APSARA; “Queremos que puedan vivir en su ambente natural”.

De los catorce paquidermos que eran utilizados, dos ya fueron trasladados al bosque comunitario de Bos Thom, que se encuentra a dos horas y media de Angkor Wat.

Ese mismo santuario recibirá a los doce elefantes que hoy siguen trabajando el próximo enero.

Los turistas que quieran conocer a estos animales, podrán hacerlo visitando Bos Thom, pero los observarán desde la distancia y no podrán tocarlos ni montarlos.

Pese a la buena noticia, cabe mencionar que la prohibición aplica únicamente en Angkor Wat, pero no en toda Camboya.

Según Oan Kiry del Comite de Elefantes de Angkor Angkor existen alrededor de 70 elefantes domesticados en Camboya, y sus números bajan ya que la explotación impide su reproducción.

Fuera de los paquidermos, la Universidad de Oxford, a través de su Unidad de Conservación de la Vida Salvaje, calcula que existen más de 550,000 animales a nivel mundial que son víctimas de la explotación con fines turísticos.

Afortunadamente, la conciencia sobre el daño de estas prácticas también crece, y este mismo año vimos como Nueva Zelanda también prohibió nadar con delfines.

Los delfines son una de las especies animales más queridas por los humanos, y alrededor del mundo una actividad turística muy popular es nadar a su lado.

Sin embargo, la constante interacción entre estos cetáceos y las personas, tiene graves consecuencias para ellos, especialmente en estado salvaje.

La falta de descanso y la alteración de sus patrones alimenticios, puede causar que muchos de ellos mueran.

Esto ha ocurrido en Nueva Zelanda, donde la crisis ha llevado a que el gobierno del país prohíba a los viajeros nadar con delfines, en un esfuerzo por salvar la especie y promover un turismo sostenible y respetuoso con los animales.

La prohibición se aplica específicamente a los delfines nariz de botella, la especie más conocida por el ser humano.

¿Qué es el delfín nariz de botella?

Se trata de la más común entre las 30 especies de delfines, y son considerados como la segunda especie más inteligente del planeta, por debajo de los humanos y superando al resto de los grandes simios.

Lamentablemente, esto ha provocado que durante años se les capture y se les utilice para espectáculos en parques acuáticos debido a la facilidad para educarlos.

En libertad, los delfines nariz de botella viven en grupos de 10 a 12 individuos y son depredadores, habitan en todos los mares a excepción del ártico y el antártico.

Puedes aprender más sobre ellos en la delfinpedia.

Delfines en Nueva Zelanda

Entre las maravillas naturales que esperan a los viajeros en ruta por Nueva Zelanda, están los mares que rodean sus dos islas principales, aguas en las que viven tres especies de delfines.

El nariz de botella habita en concreto en la famosa Bahía de las Islas, el punto más al este de su isla norte y famosa como una de las mejores zonas del mundo para navegar.

En esa región, los delfines prefieren nadar cerca de las costas, y por ello son más vulnerables a las actividades humanas, pero es el turismo el que más los ha afectado.

De acuerdo a el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, su población ha caído en 66% desde 1990.

Además, el número de delfines identificados que visitan el área cada año se ha reducido a tan sólo 19, y la mortalidad entre sus crías es de un alarmante 75%.

Se trata de la tasa más alta del mundo entero.

Nuevas reglas para interactuar con delfines

La prohibición de nadar con delfines en Nueva Zelanda no es el fin de la interacción con esta especie, y lo único que se está haciendo es poner reglas para que todo se realice de modo responsable.

Las touroperadoras de la zona aún pueden llevar a los turistas a conocerlos, pero esta actividad se llevará a cabo sin abandonar el bote ni meterse al agua con ellos.

Además, las visitas estarán limitadas a periodos de 20 minutos, 10 menos que la media hora que solía permitirse.

nadar con delfines en Nueva Zelanda

Finalmente, hay horarios más estrictos, y los humanos sólo podrán estar en el hábitat de los delfines en ciertos horarios de la mañana y la tarde.

Esto dejará una amplia franja horaria donde los animales puedan estar solos.

Se trata también de un primer paso y se investiga si es pertinente crear un santuario para delfines en Nueva Zelanda, donde el nariz de botella pueda criarse sin obstáculos.

Algunas touroperadoras ya han expresado quejas porque esto disminuirá el número de turistas, y porque habrá menos ojos que puedan advertir de embarcaciones no autorizadas.

Cabe finalmente mencionar, que la prohibición sólo se refiera a esta zona particular y a esta única especie.

Aún se puede nadar con los delfines que visitan la Isla Sur del país.

Recuerda que los viajeros responsables no llevan a cabo actividades que dañen a la fauna.

La Fundación FAADA, a cuyo manifiesto de viajes respetuosos con los animales nos hemos sumado, da información sobre como se deben llevar a cabo los avistamientos de cetáceos sin causarles daño.

Los problemas ambientales causados por un turismo masivo se multiplican en la Rivera Maya, y uno de los lugares en riesgo es el santuario de tortugas marinas mas importante de Quintana Roo, Xcacel.

Los responsables son Grupo Posadas, quien quiere construir un resort sobre una reserva natural, y Semarnat, que dio los permisos al considerar que no había afectaciones al Medio Ambiente.

Sin embargo, varias organizaciones ecologistas han denunciado que los daños que la construcción va a causar son irreversibles.

Además, ya se han reportado hallazgos de tortugas heridas al tiempo que la maquinaria destruye su hogar.

Las especies directamente amenazadas son carey, caguama, verde y blanca.

Pero además, la reserva es hogar de 64 especies animales. Todas afectadas de un modo u otro.

Permisos de Semarnat a Grupo Posadas

El área natural protegida del Santuario de la Tortuga Marina Xcacel-Xcacelito festejó en septiembre de 2018 cuando parecía que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) veía por la protección de su medio ambiente.

El santuario de la playa de xcacel fue salvado de un resort

En esa fecha, la dependencia anunció que cancelaba el permiso para levantar un resort llamado La Calma, perteneciente a Palmares del Country S.A. de C.V, que iba a poner en riesgo a las tortugas que anidaban en la zona.

Pero la preocupación que la dependencia mostró por el santuario se desvaneció poco después, cuando un grupo hotelero mas poderoso si obtuvo permisos ambientales.

Se trata de Grupo Posadas, uno de los mas grandes de México, que ya tiene 12 hoteles en el estado de Quintana Roo.

El grupo informó en febrero de este año que iba a construir dos nuevos hoteles al norte del estado, ambos en la playa de Chemuyil, en el municipio de Tulum, que pretende ser una zona de desarrollo turístico sustentable, para lo cual deben conservar su biodiversidad.

El problema es que uno de ellos se va a levantar justo frente a la zona de anidación de las tortugas.

Fue en los últimos días del gobierno de Enrique Peña Nieto cuando Semarnat extendió estos permisos, asunto que también ha generado suspicacia.

Al dar el permiso se ignoraron las recomendaciones de cinco organizaciones ambientalistas, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), y el Instituto de Ingeniería de la UNAM que advirtieron que ponía a las tortugas marinas en riesgo.

Denuncian daños a tortugas

El Grupo Ecologista del Mayab, que encabeza Aracely Domínguez, ha estado defendiendo la reserva de Xcacel-Xcacelito, y es quien ha alzado la voz para que se detenga el proyecto.

En diversos medios, Domínguez mostró los daños documentados al santuario de tortugas, a pesar de que la construcción del resort apenas comienza.

El riesgo principal fue la construcción de una zanja de 50 metros en la zona que usan los quelonios para llegar al mar.

Al no poder burlarla, al menos en dos ocasiones se ha visto a los animales caer los cuatro metros de altura y quedar heridas al fondo.

Domínguez asegura que no es posible saber cuantas veces ha ocurrido esto, pues no es una zona accesible.

Grupo Posadas también colocó malla ciclónica donde sus aletas pueden quedar atrapadas.

Además, la empresa también pretende realizar obras que afectarán los arrecifes, es decir, dragar la arena para traerla y construir tres bahías más.

Un caso similar al de los cruceros en Islas Caimán que quieren destruir estos ecosistemas.

Esto afectaría no solo a Xcacel, sino a la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano.

Miriam Tzeek, presidente del Comité Estatal de Tortugas Marinas también expresó su preocupación.

“La playa Chemuyil Chemuyilito está considerado una playa índice, es decir, recibe un grado alto de número de tortugas en una pequeña porción de playa, por lo tanto sí es una playa muy fuerte de anidación tanto de Caguama como de Blanca”, dijo a Quadratín Quintana Roo.

Este portal también habló de que la zona no tiene drenaje, y vale la pena recordar que las descargas en el mar son una de las causas de la crisis del sargazo que ha contaminado las playas de todo el estado.

Grupo Posadas niega afectaciones

Pese a las denuncias y fotografías, la empresa hotelera aseguró que no están dañando el medio ambiente.

Informaron que la única incidencia fue que se encontraron tres tortugas fuera de su zona habitual de anidación, y que para salvaguardarlas las llevaron al lugar indicado.

También presumieron que desde hace 15 años tienen un programa de manejo para la protección de las tortugas que arriban a Chemuyil.

Finalmente se comprometieron a seguir respetando todas las reglas que les marcó la Semarnat.

Al anunciar originalmente la apertura de sus hoteles, Grupo Posadas destacó a Chemuyil “por tener una de las playas más hermosas de la Riviera Maya, además de tener un ambiente paradisiaco y rodeado de la vegetación tropical de la selva maya”.

Resort en Quintana Roo

Un hotel como este se erigiría sobre una zona de anidación de tortugas marinas

Para que el lugar se mantenga así, requiere de que se lleve a cabo un turismo sostenible.

Muchos resorts que se presumen amigables con el ambiente, son realmente promotores de un falso ecoturismo, pues para construirse depredaron el ecosistema que luego presumen respetar.

Denuncias al proyecto

Grupo Ecológico del Mayab ha presentado denuncias buscando primero la suspensión precautoria del proyecto, para que no se realicen mas daños hasta investigar mas a fondo lo ocurrido.

Después de esto buscan lograr su cancelación definitiva al comprobar las afectaciones al medio ambiente.

La Semarnat dijo al portal Animal Político que revisarían el caso.

Para salvar el santuario de tortugas, todos los Viajeros en Ruta pueden firmar la petición en Change.org para parar el proyecto y tuitear a Semarnat para pedir su intervención.