Tag Archive for: Equipaje

Oye Marian… ¿cómo elijo mi equipaje para viajar? ¿En qué me recomiendas fijarme?

Esta y otras son las preguntas que me hacen cuando algún amigo tiene que comprarse una maleta…y pensándolo bien, si no eres un experto o conocedor de la materia, puede llegar a dar algo de pereza porque hay tantos modelos y marcas como vídeos de gatitos. 🙂

Después de analizar y comparar una gran cantidad de maletas y marcas, he llegado a la conclusión de que la maleta perfecta puede existir. Aunque seré más precisa… un modelo u otro de maleta puede ser tu match, pero siempre va a depender de dónde viajes, de los días que vayas a estar fuera y de cómo quieras viajar.

Puntos a tener en cuenta

Cuando vayas a comprar una maleta no pases estos puntos por alto:

1.- Uso

No es lo mismo que solo viajes en semana santa a que te conozcan todas las azafatas del aeropuerto, ¿verdad?

Si eres de los que viajan todas las semanas por trabajo o placer es lógico que no vas a necesitar la misma maleta que alguien que va una vez al año a ver a sus primos del pueblo.

Tampoco si los viajes los haces en avión o en tren, bus o coche, ya que si es el primer caso necesitarás una maleta más resistente que para los otros medios de transporte.

Ya sabemos el mal uso que puede darse a las maletas hasta que llegan a las cintas transportadoras, y si tu maleta no está hecha para aguantar muchos golpes te va a durar un santiamén.

Pila de maletas en un aeropuerto

En cambio, para los demás viajes, no es tan necesario que sea una maleta a prueba de golpes porque imagino que en tu coche o en la bodega del bus, no se le dará tan mal trato. Pero si es una maleta resistente a la larga le sacarás más partido independientemente del medio en el que viajes.

2.-Tamaño

Quien dice que el tamaño no importa, seguro que no se está refiriendo a maletas, porque este es unos de los puntos más importantes, sin duda. Y es que el tamaño de tu maleta es directamente proporcional a la duración de tus viajes, lógico.

Las puedes encontrar en varios tamaños: S, M y L y algunas en XL.

Si tu viajes son de fin de semana, necesitas un tamaño S, que es el que llamamos de cabina o de mano. Y si viajas en avión, ya sabes que puedes subirlo contigo, pero ten en cuenta que cumpla los límites de medidas de la aerolínea con la que viajas.

Este tamaño suele tener unas medidas de 55x40x20 cm, aunque puedes encontrar variaciones según modelos, y sobre todo no debes pasarte de los 10 kg, que marcan algunas aerolíneas importantes como Iberia y Air Europa (compruébalo antes de viajar siempre).

Haciendo la maleta para viajar

Las maletas de tamaño M, están indicadas para viajes de 5 días o una semana. Te lo aconsejo también para quien no viaja en avión, ya que tiene más espacio que el tamaño S pero sin el “problema” de estar pendiente del peso. Además, pensando en el invierno, que las prendas son más gorditas, seguro que no te sobra espacio si viajas en pareja un fin de semana, y te evitas el llevar 2 maletas.

Y si alguna vez viajas en avión con ella, debes saber que tendrás que facturarla.

Si tienes que hacer un viaje de 10 días o más, seguro que estarás buscando maletas grandes (casi gigantes).
Los tamaños L y XL, son maletas para hacer viajes largos y muy largos. Si todos los años sueles hacer uno o varios viajes de estos, seguro que te vendrá muy bien tener un tamaño de estos.

Aunque recuerda que el tamaño XL es muuuy grande, así que a no ser que viajes para un mes o más…quizá no te traiga cuenta. Ten presente también que este tamaño puede superar el peso límite para bodega del avión y posiblemente tuvieras que pagar por peso extra.

3.- Seguridad

Me sorprende que muchos amigos pasen del tema de la seguridad de la maleta. Estoy cansada de decirles que lo tengan en cuenta, sobre todo desde que me abrieron la maleta en un viaje a Nueva York.

Debes fijarte en qué tipo de cierre lleva, si es TSA o cierre por dígitos, o si no lleva nada más que el cierre por cremalleras. En este caso, es fundamental que compres un candado por tu cuenta para ponérselo cuando vayas a viajar, sobre todo en avión. Y un consejo, que sea de dígitos y no el típico de llave ( así evitarás no estar pendiente de ella o perderla)

Cierre de seguridad para el equipaje

Cada vez más marcas, incluyen el cierre TSA (imprescindible para viajar a Estados Unidos). El cierre por dígitos también resulta muy útil, porque pondrás una contraseña que solo tú conocerás.

Y cómo no, hacer mención a las cremalleras, que aunque no son un elemento de seguridad, influye en ella, ya que tener unas cremalleras fuertes hará que no se rompan en cualquier infortunio. Prueba las cremalleras y fíjate bien en ellas antes de decidirte por un modelo. Aunque si te decides por una marca especializada en maletas, no creo que fueras a tener problemas con ello.

4.- Material

Maletas de tela, blandas, semirrígidas, duras… cada una para un tipo de viaje diferente.

Las blandas tienen como ventaja su flexibilidad y maleabilidad, así como su ligereza. Pero no son las más seguras y resistentes. Una maleta de tela o de poliéster, puede ser muy sensible a un posible hurto porque la tela es más fácil de rasgar que otro tipo de material, incluso en las maletas semirrígidas.

Suelen ser ligeras y de un precio algo más económico que las duras, pero seguimos teniendo maletas menos resistentes que las duras.

Las maletas duras suelen estar hechas de materiales como el plástico y derivados, lo que hace que las maletas sean más pesadas. Pero por suerte, la aparición del polipropileno y policarbonato, revolucionó la fabricación de maletas, favoreciendo maletas ligeras a la vez que resistentes. Por lo que si buscas que aguante viajes en avión y a la vez sea ligera, te aconsejo que te decantes por estos tipos.

Mujer sosteniendo el asa de una maleta rígida

 

La ventaja de que tu maleta elegida sea más o menos pesada, aparte de beneficiarte a la hora de cargarla, es que tendrás más margen al guardar tus cosas y no superar el peso que marcan las compañías de avión.

Y si ya buscas una maleta rígida súper mega ligera, existen. Son maletas de alta gama, fabricadas en un nuevo material a partir del polipropileno que es indestructible, pero como ya te imaginarás…su precio no es apto para todos los bolsillos.

5.- Color

Aunque parezca algo que no es importante a la hora de elegir tu equipaje y que es más estética que otra cosa, elegir un color llamativo y fácil de identificar, va a ser punto clave para verla rápidamente en la cinta transportadora. No serías el primero o primera que coge la maleta creyendo que es la suya y…problemón. Los colores negros, azul oscuro…suelen ser los más típicos y con los que más equivocaciones suele haber.

Carrito de hotel cargado de maletas de colores

6.- Ruedas y manejo

Hay 2 tipos de maletas si nos fijamos en sus ruedas

 

Llanta en maleta de dos ruedas

Están las maletas de 2 ruedas que solo se mueven adelante y atrás, (que son las de toda la vida), que has de llevarlas inclinadas y tirando de ellas.

Lo bueno, que suelen ser algo más espaciosas. Lo malo, que al llevarlas detrás de ti, la pierdes de vista más tiempo y si es un tamaño muy grande tu espalda puede verse afectada.

Luego están las llamadas spinner que suelen llevar 4 ruedas (dobles o no) que son multidireccionales y puedes llevarla en vertical a tu lado. Son las más modernas y más cómodas de llevar.

Llanta multidireccional en maleta de cuatro ruedas

Al llevar estas ruedas externas a lo que es la carcasa, suelen restar algo de espacio interno, todo no se puede tener.
De las ruedas va a depender su fácil manejo aunque sea en suelos rugosos o adoquinados y también que sean más o menos silenciosas.

Las ruedas dobles dan más estabilidad y si son de goma, suelen absorber mejor los impactos con el suelo y ser más silenciosas.

7.- Tirador y asas

El tirador es algo en lo que tampoco nos fijamos mucho.

Asa telescópica en una maleta roja

Recuerdo tener una maleta antigua que lo llevaba por fuera de lo que es la carcasa, pero las maletas actuales lo llevan por dentro. ¿Cuál es la diferencia y en que afecta a la maleta? Pues que llevar el tirador externo corre más riesgo de que pueda romperse antes ya que está más expuesto. En cambio, si lo lleva dentro de la maleta está más protegido y no estará constantemente rozándose con todo.

Si eres muy alto o alta, mira que tenga diferentes alturas para adaptarse a ti y que llevarla sea cómodo y no tengáis que agacharos.

En cuanto a asas, fíjate que lleve lateral, al menos en el tamaño M o superior (la superior suelen llevarlas todas). Es necesario que las lleven para poder manipular la maleta a la hora de subir o bajar escaleras o colocarlas.

8.- Espacio extra

cierre en sección de maleta expansible para acomodar más equipaje

Y si eres de los que viajan y le gusta hacer compras y llenar algo más la maleta, o sea, que te traes la maleta más petada que la llevaste, hay modelos que pueden ampliar su capacidad gracias a su sistema de abanico o fuelle. Este tipo de maleta permite abrir su doble cremallera y así hacerte ganar unos centímetros extras para tus cosas.

Si te decides por una maleta expansible con tamaño de cabina, ten en cuenta que si la llevas expandida, es posible que sobrepase los límites permitidos si viajas en avión (que no se te pase este detalle).

 

 

 

9.- Precio/Gama

Hay tantos precios diferentes como pueda imaginar, desde menos de 50 hasta más de 300 y 400 €…como ves una gran variedad. La elección dependerá del uso que le vayas a dar y del gasto que quieras/puedas/te apetezca hacer.

Hay maletas de baja gama, con precios bajos que si lees comentarios y opiniones podrás comprobar si dan un buen resultado.

Pero como todo, cuanto más azúcar, más dulce. A una maleta de 40 € no puedes pedirle que te dure lo que una de 200. Pero la clave va a estar en el uso que vayas a darle, y quizá esa maleta baratita pueda cumplir con tus expectativas porque viajas puntualmente.

En cambio, si eres de los que viajas mucho, y ya te conoces la mayoría de aeropuertos de Europa y parte del mundo, lo suyo es que elijas una maleta que te de garantía de de un buen resultado a largo plazo y resistencia a golpes por un posible mal uso de viajes en avión, porque aunque gastes más dinero en ella, seguro que a la larga te compensa. En este caso debes elegir una maleta de media o alta gama (según tu presupuesto).

10.- Garantía

A la hora de poder reclamar algún problema con la maleta que no tenga que ver con un mal uso o desgaste, es decir, que sea un defecto de fabricación, por ley cualquier producto que no sea de segunda mano, ofrece 3 años de garantía (productos comprados después del 1 de enero de 2022).

En cambio, hay algunas marcas que para determinados modelos dan los nada despreciables 5 años, lo que da bastante fiabilidad.

Pero ¿cómo te quedas si te digo que hay marcas que dan más años de garantía?

Está claro que estos casos son pocos, pero bueno es saberlo si te decides por una maleta con esta gran ventaja, porque yo entiendo con esto que tendrás maleta para rato.

¿Y ahora qué? ¿Ya tienes más claro cómo elegir tu equipaje de viaje?

Espero haberte ayudado. 😉