Historia de las Jacarandas en México

Jacarandas en Ciudad de México

La primavera es uno de los mejores momentos para contemplar espectáculos naturales estacionales, uno de ellos es la floración de las jacarandas.

Las calles de Ciudad de México están sembradas de este árbol, que en cuanto acaba el invierno llena sus ramas de un colorido púrpura que se convierte en una estampa para cautivar los ojos de la gente.

El espectáculo es también un efímero atractivo turístico que, como las auroras boreales o la floración de los cerezos en Washington y Japón, invitan a visitar México para disfrutarlo.

La época en la que esta especie florece en Ciudad de México es durante los meses de marzo y abril.

Acompáñanos para saber mas sobre la jacaranda y de como llegó a México.

Tatsugoro Matsumoto y las jacarandas

Aunque son un árbol originario de América, la capital de México no siempre tuvo jacarandas.

La leyenda mas conocida atribuye la llegada de las jacarandas a la Ciudad de México al japonés Tatsugoro Matsumoto, quien recomendó al presidente Álvaro Obregón sembrar este árbol.

Bosque de Chapultepec con Jacarandas Toni Francois

Pero esto solo es cierto en parte, pues junto a Matsumoto, hubo otras personas responsables de que este árbol embellezca las calles de la capital mexicana.

La biografía de Tatsugoro Matsumoto nos dice que llegó a México en 1896, después de vivir cuatro años en Perú.

Había dejado su país natal, donde fue jardinero imperial, para diseñar jardines en América Latina, donde este arte empezaba a descubrirse.

Su trabajo lo llevó a conocer al hacendado mexicano José Landero y Coss, quien lo invitó a diseñar un jardín japonés en su propiedad, la hacienda de San Juan Hueyapan, cerca de Pachuca.

Tatsugoro Matsumoto se ganó la vida trabajando en los jardines de las casonas de la colonia Roma, y su fama fue tal que incluso fue llamado a trabajar en los arreglos florales del Castillo de Chapultepec, residencia del entonces presidente, Porfirio Díaz.

Durante la revolución mexicana, Matsumoto se mantuvo en el país, y junto a su hijo, que administró el negocio, siguió dedicado a la jardinería.

Entre los árboles con los que Tatsugoro Matsumoto trabajó, estaba la jacaranda, que a finales del siglo XIX se hizo famosa por la calidad de su madera, y que fue introducida al país siguiendo la propuesta de varios botánicos.

Miguel Ángel de Quevedo y las jacarandas

Veracruz fue el primer lugar donde el árbol floreció gracias al trabajo del gobernador Teodoro Dehesa y desde allí se enviaron a la CDMX.

Se dice que Tatsugoro Matsumoto conocía el árbol que llegó desde Brasil y que además de saber que se adaptaría al clima, apreció que, dada la temporada seca en la que floreaba, su color púrpura se mantendría durante mucho mas tiempo que en la nación sudamericana, donde las lluvias terminaban con las flores permanentemente.

jacarandas y bugambilias

Pero si la recomendación de sembrarlo bien pudo venir del jardinero japonés (aunque no hay documento que confirme la historia), si sabemos que el responsable de sembrarla fue Miguel Ángel de Quevedo.

De Quevedo es una de las personas a las que el urbanismo y la sostenibilidad ambiental mas deben en México, pues el llamado “apostol del árbol” propuso y trabajó para que al menos 15% de la superficie urbana estuviera cubierta de parques y jardines.

Para lograr esto creó los viveros de Coyoacán, donde se criarían los árboles que luego decorarían la ciudad, y los registros de este lugar nos dicen que ya en 1910 contaban con 230 jacarandas germinadas.

La avenida de los Insurgentes y los jardines de las colonias Roma y Condesa serían, pocos años después, los primeros lugares donde se sembraron jacarandas en Ciudad de México.

Desde entonces las jacarandas se han convertido en parte del paisaje de la capital mexicana, al grado de aparecer en un poema de Octavio Paz.

Su color lila que embellece árboles y banquetas son una perfecta estampa para cautivar la mirada de los viajeros en ruta que la recorren.

Comentarios
Francisco Fontano Patán

Francisco Fontano Patán

Mexicano y descendiente de españoles, desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán

Últimas publicaciones de Francisco Fontano Patán (ver todo)

No Comments Yet

Comments are closed

¿Quieres acompañarnos en nuestros viajes?
Solo apúntate y recibe las últimas novedades en tu mail.