Tag Archive for: Turismo Sostenible

 

Los viajeros sabemos que los vuelos para llegar a un destino son nuestra principal contribución a la contaminación atmosférica, pero encontrar la forma de reducir nuestra huella de carbono no es fácil.

Pero para facilitar la tarea, Google ha lanzado una nueva herramienta disponible gratuitamente en su buscador de vuelos.

Esta, permite conocer el volumen de emisiones de carbono aproximado de cada vuelo, de modo que podamos elegir el más amigable con el medio ambiente para llegar a un destino.

La herramienta fue dada a conocer por el CEO de Google, Sundar Pichai, y está disponible en Google Viajes, Google Flights, Google Hoteles y Google Maps.

“Nuestros productos pueden hacer más que sólo brindar respuestas, podemos ofrecerte opciones para vivir de manera más sostenible. Así que el año pasado también nos comprometimos a ayudar a 1.000 millones de personas a tomar decisiones más sostenibles para 2022”, explicó Pichai.

El cálculo de las emisiones es específico para cada vuelo en el sistema y toma en cuenta no solo la distancia entre origen y destino, sino el tipo de avión y de asiento que elijas.

Por ejemplo, quienes eligen viajar en primera clase causan un daño más grande al ambiente porque sus asientos ocupan más espacio y por ende representan un mayor porcentaje de las emisiones del vuelo.

Cuanto contaminas en cada clase de un avión

Del mismo modo, las aerolíneas que tienen aviones más modernos, contaminan menos.

Los usuarios que utilicen Google Vuelos, pueden organizar sus resultados de menores a mayores emisiones como un criterio para tomar su decisión.

Adicionalmente, pueden optar por ocultar las rutas contaminantes de los resultados, de modo que solo verías aquellos vuelos cuyas emisiones se encuentren por debajo del promedio.

Se trata de vuelos que serán destacados con una etiqueta verde para que sean fáciles de identificar.

¿Cómo calcula Google las emisiones de carbono de cada vuelo?

De acuerdo a información de la empresa, las estimaciones se basan en las que ofrece la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), cuyo modelo algorítmico, que data de 2019, se considera el más actualizado disponible.

Los detalles de estos cálculos se pueden ver aquí.

De momento Google no tiene información de algunos datos que impactan en la contaminación de cada vuelo, como lo son el si usa o no combustible ecológico o si vuela a favor o en contra de las corrientes de aire.

De acuerdo a un estudio de el Consejo Internacional de Transporte Limpio, el elegir una ruta que contamine menos, no necesariamente representa un costo mayor para el viajero, por lo que tomar en cuenta las emisiones del vuelo es una de las mejores decisiones que puedes tomar.

El sistema también se suma a la idea de eliminar los vuelos cortos cuando esto es posible, y por ello si estás pensando volar entre dos ciudades donde se puede hacer el viaje en tren, el buscador te señalará esta opción.

Países como Alemania, Francia y Austria ya promueven activamente el eliminar los vuelos cortos, pero con esto puedes tomar al alternativa ecológica aún en países que no han adoptado esta política.

¿Cómo encontrar la estimación de las emisiones de vuelos?

  1. Dirígete a la página de Google Flights
  2. Busca tu ruta tal y como lo harías normalmente
  3. La estimación sobre las emisiones se muestra en la tercera columna de los resultados, entre el número de escalas y el precio.
  4. Las flechas a mano derecha te permiten ordenar los vuelos de menores a mayores emisiones.
  5. Si quieres ver únicamente opciones con bajas emisiones puedes elegir la opción mediante los filtros.

Para conocer el nuevo sistema, en Viajeros en Ruta probamos el nuevo buscador de vuelos.

Por ejemplo, al buscar vuelos nacionales dentro de México, la búsqueda de rutas de Ciudad de México hasta La Paz en Baja California Sur nos indica que volar con Volaris en el vuelo de las 10:30 es la opción mas limpia al emitirse 24% menos contaminantes que en un vuelo promedio.

Google viajes emisiones contaminantes

Si en cambio se buscan vuelos internacionales, se descubre que la manera más limpia de llegar de México a Madrid es mediante Iberia, una ruta 16% menos contaminante que el promedio.

El vuelo más largo del mundo, que vuela de Nueva York a Singapur durante más de 18 horas genera 2.67 toneladas de carbono por pasajero.

Problemas del modelo

Pese a lo prometedor del modelo y lo positivo que resulte exponer opciones menos contaminantes, el modelo para mostrar emisiones de vuelos de Google tiene aún cosas por resolver.

De acuerdo a una investigación de la BBC, las cifras mostradas de contaminantes están maquilladas, y muestran un número menor al real.

Esto se debe a que el carbono de cada ruta es el único factor que el buscador muestra a los usuarios.

Pero los contaminantes que generan los aviones, no se limitan a estas y aproximadamente la mitad de los daños ecológicos que se producen quedan fuera de la ecuación.

De acuerdo a la compañía, se está trabajando en modelos que permitan tomar en cuenta todos los otros efectos dañinos de volar.

El Departamento de Estrategia Comercial, Energética e Industrial de Reino Unido advierte que no existe una forma precisa de calcular estos impactos hoy en día, y para conocer una cifra que se aproxime a la real, recomienda multiplicar las emisiones de CO2 por 1.9.

De cualquier modo, el sistema de Google Vuelos funciona para elegir la ruta menos contaminante, pues aunque los números reales sean mayores, los datos sobre quien tiene una mayor huella de carbono y quien una menos si son reales.

Esfuerzos de Google contra el cambio climático

La novedad de el conteo de emisiones en vuelos que ofrece Google es solo una de las varias que la compañía tiene como parte de la lucha contra el cambio climático.

Y es que mientras muchos gobiernos siguen ignorando el problema, algunas empresas toman la iniciativa para tratar de evitar la catástrofe que el uso de combustibles fósiles está causando.

En lo que se refiere a viajes, Google se ha sumado a la Coalición Travalyst donde junto a Visa, Booking, Skyscanner, Trip Group y TripAdvisor están trabajando en formas de llevar a que la industria adopte en masa las mejores prácticas de turismo sostenible.

En un sentido similar al de los vuelos, el buscador de hoteles de Google también destaca a los alojamientos que tienen un sello de buenas prácticas ecológicas, con lo cual invita a los viajeros responsables a elegirlos.

También en este buscador tienes la opción de usar el filtro para solo ver los alojamientos con certificados verdes.

Fuera del turismo, una entrada de blog de Sundar Pichai señala todo lo que Alphabet, la empresa matriz de Google hace en busca de la sustentabilidad.

Su trabajo va desde el ordenamiento vehicular con los semáforos, hasta los termostatos en las casas, y además destaca su compromiso de que todos sus centros de datos usen solo energía limpia en 2030.

Además de el trabajo de Google, también hay iniciativas de grandes compañías y de emprendedores turísticos para limpiar el mundo de los viajes.

Estas van desde el desarrollo del avión de hidrógeno, hasta la oferta de GreenGo.

¿Alguna vez has ido al bosque sin ningún objetivo? No vas a realizar ejercicio físico, ni a sacar fotos o interpretar el entorno, tampoco a caminar para llegar a un mirador con vistas panorámicas, sino simplemente pasear entre árboles y otras especies y dejarte sorprender por lo que aparece.

En el mundo de la tecnología y la inmediatez en el que vivimos parece casi imposible darse un tiempo para estar en la naturaleza sin hacer nada.

Paradójicamente, este “hacer nada” es lo que permite generar el espacio para abrirse a percibir el entorno con los sentidos y dejar que las cosas simplemente ocurran. Esta idea tan sencilla, pero a la vez poco frecuente es la base de un “baño de bosque”.

Bosque Armonía Baño de Bosque

Recuerdo perfectamente como el bosque alrededor de mi casa, en un pueblo pequeño de España donde me crie, me acompañó en mis momentos más difíciles durante la adolescencia.

Mis amigos árboles siempre estaban ahí cuando sentía un torrente de emociones que no podía controlar o cuando simplemente buscaba un lugar tranquilo para estudiar y preparar mis exámenes.

El bosque para mí siempre fue un espacio de acogida y contención donde podía regalarme un tiempo de tranquilidad para sentir mi estado de ánimo. Indudablemente, después de esas escapadas, regresaba a casa más calmada, renovada y confiada.

Sin embargo, con el paso de los años empecé a darle más importancia a la experiencia de “llegar a un lugar”, como por ejemplo un mirador panorámico, en vez de “solo estar” en el bosque.

Por esta razón, cuando los baños de bosque llegaron a mí hace dos años me cautivó la idea: volver a mi relación original con los árboles, pasear por el bosque por el simple placer de estar ahí y abrirme a sentir lo que ocurre afuera y adentro. Empecé a informarme sobre la práctica, su origen y sus beneficios, y yo misma apliqué lo que aprendí en mis paseos.

Disfrutando de la naturaleza

De repente, cualquier bosque, por pequeño que fuera, cobraba sorprendente vida cuando yo estaba dispuesta a darme el tiempo de sentirlo.

Un entramado de conexiones de seres únicos y asombrosos se mostraba ante mí: magníficos árboles de troncos gruesos con ramas que se extendían en maravillosos fractales, testigos de muchas generaciones; hermosas flores rosadas escondidas entre el follaje, un sinfín de tonalidades de azul y verde (¿cómo podemos encasillar tantos matices en dos palabras?), aves que se acercaban a mí y me deleitaba con su canto, mantos de musgos relucientes a veces cubiertos de llamativos hongos, telarañas creadas con las tecnologías más avanzadas…

No era un escenario creado para mí, esa vida siempre estuvo ahí, lo único que cambiaron fueron mis ganas de verlo y explorarlo, sin prisas, sin preocupaciones, sin las ansias de llegar. En ese momento entendí la magia de los baños de bosque y la importancia de difundir la práctica para que más personas pudieran acercarse al bosque con ese asombro y curiosidad pueril para beneficiarse de sus efectos terapéuticos.

Origen de los baños de bosque

En los baños de bosque se dice que “el bosque te da la medicina que necesitas, y para cada uno es distinta”. Todo lo que tenemos que hacer nosotros es abrirnos a recibirla, y por eso se crearon este tipo de paseos en los que se fomenta una interacción con la naturaleza para que apoye tu estado emocional en ese día y en ese momento.

una persona sintiendo las sensaciones que deja un tronco de árbol durante un baño de bosque

Con el nombre “Shinrin yoku”, que significa literalmente bañarse en la atmósfera del bosque, esta práctica de bienestar surgió en los años 80 en Japón como prevención ante el estrés laboral que en ese momento estaba provocando muchos suicidios. La agencia forestal nipona empezó a recetar baños de bosque a las poblaciones urbanas como terapia de relajación mental y física.

No obstante, hay muchos factores que pueden dificultar que el visitante logre momentos de conexión con la naturaleza si priorizamos la expectativa de “llegar a algún lugar”.

Tampoco podemos disfrutar de la experiencia plenamente si tenemos que recorrer muchos kilómetros y nos causa fatiga, o si estamos preocupados de los tiempos, de las condiciones del sendero, de los posibles peligros del entorno… Para superar estas y otras barreras, se empiezan a fundar en Japón las primeras escuelas de guías de baños de bosque y terapia de bosque , enfocados en acompañar y apoyar a los participantes en su interacción con el bosque.

Poco a poco, el interés por la medicina forestal creció mundialmente y se crearon varias organizaciones en Europa y Estados Unidos comprometidas a seguir difundiendo la práctica y a profundizar en la investigación científica.

La naturaleza es la protagonista e impulsa tu bienestar en los baños de bosque

El guía de baño de bosque diseña un paseo para un grupo específico, con una serie de invitaciones que fomentan la apertura de los sentidos y el contacto con la naturaleza.

Durante la actividad su función principal es la de acompañar, apoyar y garantizar la seguridad del lugar con el propósito de que el participante se relaje y se concentre solo en disfrutar.

Si bien cada baño de bosque es distinto en función de las características de las personas, todos los paseos se basan en una secuencia claramente estudiada y estructurada en distintas etapas y momentos que permiten profundizar en la experiencia.

La ciencia que avala los baños de bosque

Desde que se crearon este tipo de prácticas hace 40 años en Japón, numerosos científicos han llevado a cabo estudios para evidenciar el vínculo entre el contacto con la naturaleza y la mejora del bienestar.

Actualmente se siguen realizando investigaciones para ahondar en los mecanismos concretos que provocan esos efectos terapéuticos.

Los cinco sentidos se activan durante los baños de bosque

En un estudio publicado en 2009 por el Dr. Qing Li, inmunólogo y uno de los máximos expertos del “shinrin yoku”, concluye que los baños de bosque aumentan la actividad de las células anticancerígenas parcialmente gracias a la inhalación de fitoncidas.

Precisamente las fitoncidas, aceites esenciales que emanan de algunas especies de árboles y plantas para protegerse ante posibles amenazas, son un elemento clave en los efectos terapéuticos de la naturaleza para nuestro organismo.

Cuando nosotros inhalamos estas sustancias volátiles conseguimos el mismo efecto: refuerzan y protegen nuestro cuerpo de posibles infecciones y enfermedades.

Además, la exposición a entornos naturales favorece una reducción del cortisol, la hormona del estrés, y permite la restauración cognitiva .

Por otro lado, los baños de bosque reducen la presión arterial y el ritmo cardiaco, incrementan la actividad del sistema parasimpático, fomentando un estado de relajación, aumentan los estados de ánimo positivos y disminuyen los negativos.

Mujer en un baño de bosque en Chile

Si quieres saber más sobre los baños de bosque te dejo una lista de libros recomendados sobre la práctica, sus beneficios y los estudios científicos que la avalan:

● El poder del bosque, Dr. Qing Li
● Shinrin yoku: baños curativos de bosque, Yoshifumi Miyazaki
● Your guide to forest bathing, Amos Clifford
● La dosis natural, Florence Williams
● Sentir el bosque: la experiencia del shinrin yoku, Alex Gesse
● El poder curativo de la naturaleza, Eva M. Selhub y Alan C.

Para acompañar a la autora en un baño de bosque y saber más del tema puedes seguirla en:

Página web de Bosque Armonía

Instagram

Facebook

 

Uno de los conceptos que mas escuchamos al hablar de viajes es el de turismo masivo, mismo al que se atribuyen muchos de los males que causa la industria turística.

Y es que toda cosa buena tiene su contrario y si el turismo sostenible trae beneficios tanto a viajeros como a destinos, el turismo de masas explota los recursos en demasía, resultando negativo a mediano y largo plazo.

Para poder combatir los daños del turismo masivo, es importante conocerlo y así saber tanto a nivel personal como a nivel industria y destino, como poder transformarlo en algo sostenible.

Acompáñanos para saber mas sobre el turismo masivo y su impacto.

Definición de Turismo Masivo

El turismo masivo es aquel donde un alto volumen de vacacionistas se concentra en un único destino, lo cual provoca que la capacidad de receptora del lugar queda rebasada.

Venecia es una de las ciudades de Europa que busca acabar con el turismo masivo

Esto trae consigo daños a los recursos naturales y culturales con los que cuenta el lugar y por ende a las personas que lo habitan.

También llamado turismo de masas, se trata de un fenómeno que se dio primero y existe mayoritariamente en destinos de sol y playa.

Pero conforme el turismo se ha convertido en una de las industrias mas importantes del mundo, se ha extendido para afectar también a grandes ciudades, destinos culturales e incluso áreas naturales lejanas de los principales imanes turísticos.

Historia del turismo de masas

Los antecedentes históricos del turismo como fenómeno de masas se pueden encontrar hace mas de un siglo.

De acuerdo a Miguel Ángel Acerenza, profesor y consultor en promoción y desarrollo del turismo, es en el Reino Unido durante el siglo XIX la primera vez que este se presentó.

Por un lado se asimiló que ir de vacaciones era positivo para los trabajadores y se normalizó la costumbre de ir unos días a la orilla del mar.

Por el otro el desarrollo de medios de transporte permitieron a las clases medias llegar a lugares que solían ser solo para aristócratas.

Blackpool, una ciudad costera de Inglaterra, a orillas del Mar de Irlanda, se convirtió en el destino predilecto del país y para 1930 recibía 7 millones de visitantes al año.

Pero fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que el fenómeno se generalizó, aunque en ese entonces no se le veía como algo negativo.

El fin del conflicto bélico trajo una época de recuperación económica y desarrollo del transporte que hizo mas accesible viajar.

Turismo en los años 50 en Argentina

Además, los derechos a vacaciones pagadas, que en pleno siglo XXI en México siguen siendo los peores del mundo, se generalizaron y millones de personas contaron con tiempo, recursos y transporte para conocer otros lugares.

Florence Deprest estima que entre 1950 y 1970 el número de turistas internacionales se doblaba cada año, y el crecimiento del turismo siguió imparable hasta nuestros días.

Si en 1950 25 millones de personas viajaron por el mundo, para 1998 fueron 650 millones y en el nuevo milenio el turismo es una de las industrias mas importantes que existen, manteniendo su crecimiento aún en años de crisis.

Impacto del turismo masivo

Los problemas que causa el turismo de masas se deben al mismo tema que impacta muchos otros campos de nuestra sociedad moderna, el uso desmedido de recursos.

La llegada de turistas es beneficiosa para cualquier lugar, pues con el vienen recursos económicos que sostienen a gran parte de la población, además de un intercambio cultural que enriquece a las personas.

Pero todo destino, ya sea grande o pequeño, tiene ciertos recursos a su disposición, y si la llegada de visitantes excede la capacidad de recibirlos, deja de ser una bendición para convertirse en un problema.

Entre los impactos que causa el turismo masivo se encuentran:

  1. Daños al medio ambiente: Cuando se busca crear infraestructura para acomodar sin planeación a un mayor número de visitantes, se suele destruir el ecosistema. Las costas y selvas son las principales víctimas de esto.
  2. Gentrificación: Los barrios céntricos y cercanos a los atractivos turísticos de cada lugar se vuelven ideales para la infraestructura hotelera, cuando esto crece mas allá de la cuenta, los precios de vivienda sube y la población local acaba por ser expulsada.
  3. Cierre de negocios: Ligado a lo anterior, conforme los negocios para turistas se vuelven mas exitosos, desplazan a los negocios tradicionales, muchos de los cuales sostienen la vida cotidiana de los habitantes del destino, complicando su vida diaria.
  4. Malas condiciones laborales: Con el objetivo de mantener precios bajos para competir, existen empresas que recortan en los salarios de sus trabajadores, explotándolos.
  5. Crimen: Si bien hay turistas responsables, también hay quienes lejos de casa y con el pretexto de divertirse se permiten actividades ilegales sin preocuparse por las consecuencias que dejan en el destino. El consumo de drogas y la trata de personas son dos de los principales riesgos.

Soluciones al turismo de masas

Como en todo otro aspecto de nuestra sociedad, es urgente transformar nuestro estilo de vida y modo de consumo.

La ONU ya ha advertido que estamos en una situación de crisis que nos está llevando a una extinción masiva de especies y a un cambio climático que dejará inhabitable gran parte del planeta y transformará nuestra vida.

Pese a eso, las medidas de la mayor parte de los gobiernos son tímidas.

El primer paso es darnos cuenta que nuestro modelo económico que se basa en un crecimiento sin fin no puede seguir, pues para ello necesitaríamos recursos infinitos, los cuales no existen.

Al rebasar la capacidad de un lugar, inicia su colapso. Y en el caso concreto del turismo, cuando la demanda de servicios es mayor que la que un destino puede proveer, los problemas inician.

La alternativa es clara. Hay que apostar por un turismo sostenible, que hace un uso adecuado de los recursos y promueve la protección de la cultura y el medio ambiente.

Ir en ese sentido requiere de políticas públicas, pero también del compromiso de ciudadanos y vacacionistas, unos exigiendo medidas en ese sentido, otros siendo conscientes de su impacto y convirtiéndose en viajeros responsables.

Barcelona es una de las ciudades víctimas del turismo masivo

De parte de las autoridades, se requiere el buscar maneras de que los flujos de turismo no se dirijan a los mismos lugares ya rebasados.

La demanda turística debe compartirse, de modo que todos los lugares de un país reciban visitantes, cosa que además enriquece a los viajeros abriendo las puertas de todo lo que ofrece el mundo.

Los medios de comunicación y los bloggers podemos ayudar en este sentido, promoviendo alternativas, y no los mismos lugares de siempre.

También es necesario no permitir el desarrollo de infraestructuras dañinas con el medio ambiente. Por ejemplo los enormes resorts que disfrazados de ecoturistas, en realidad depredan manglares para construirse, o proyectos de medios de transporte sin estudios ni proyectos ejecutivos que amenazan con destruir la selva.

Lugares más afectados por el turismo masivo

Entre los destinos que más sufren por este tipo de viajeros se encuentran:

  • Barcelona – Un caso emblemático, los Juegos Olímpicos la impulsaron para convertirse en el destino más popular de España. Después de la pandemia el gobierno ha buscado regular los alojamientos y ha prohibido los alquileres tipo Airbnb en su centro.
  • Venecia – víctima de los cruceros, la ciudad tiene más turistas que habitantes y está amenazada con hundimientos. Con un impuesto buscan desincentivar los viajes de un solo día.
  • Mallorca – Otro popular destino español cuyos problemas aumentan al ser una isla, la presión de cruceristas está creando daños al medio ambiente y se ha respondido poniendo límites a cruceros y controlando los hoteles.
  • Cancún – El destino más visitado de México ha hecho mucho daño a su medio ambiente al apostar por el modelo de resorts y todo incluido. Lejos de combatir estos daños, el gobierno mexicano ha decidido empeorarlos con el proyecto de tren maya, que sin estudios medioambientales depreda la selva y apuesta por llevar estos millones de turistas a zonas sensibles.
  • Machu Picchu – la zona arqueológica más famosa de Perú tuvo menos de 1,000 habitantes en su apogeo, pero hoy es recorrida por millones de turistas al año, y el daño que están causando ha metido al lugar en la lista de Patrimonio en Peligro de la UNESCO.
  • Santorini – aunque muchas islas griegas son amenazadas, Santorini es el caso más grave, la popularidad que le han dado sus postales y sus apariciones en películas lleva a que la gente que llega en cruceros supere a la población local, y el consumo de agua y energía es desmedido a causa de los servicios necesarios para atender a esta creciente población flotante.
  • Ámsterdam – Su zona más céntrica es famosa por ser sede del Barrio Rojo, y atrae un tipo de visitantes que suele ser invasivo y molesto, desplazando a la población. Han buscado trasladar a estos visitantes a otra zona con la mudanza del Barrio Rojo de Ámsterdam.

Aunque los modelos empiezan a cambiar, aún hay mucho que hacer, y falta un compromiso real de parte de gobiernos federales para regular la industria.

Nueva ruta turística en bici por Bogotá

 

 

Es un país poco conocido en Oceanía, pero cuando hablamos de turismo sostenible Palaos es un líder mundial al proteger su medio ambiente y promover los viajes responsables.

Ahora, Palaos lanza una nueva e innovadora iniciativa para recuperar su turismo después de la pandemia.

Si eliges hacer viajes sustentables, el país te premiará.

El programa se llama Ol’au Palau y será la punta de lanza para que volver a atraer viajeros, pues el turismo representaba antes de la pandemia el 85% de sus ingresos, por lo que es esencial para el país.

Ol’au es una palabra que en el idioma local, el palauano, sirve para invitar a un amigo a entrar a un espacio o lugar.

La promoción del turismo sostenible es impulsada no solo porque el país siempre ha tenido la sustentabilidad como punta de lanza de su política, sino por un estudio de mercado que indica que los viajeros cada vez están mas preocupados por no causar impactos negativos.

De acuerdo a las cifras que el país dio a conocer, tras la pandemia 77% de las personas son más conscientes de que su comportamiento puede ser dañino para el planeta y 72% desea que sus vacaciones sean sostenibles.

Hasta el día de hoy, Palaos tiene lugares y experiencias que solo los locales conocen.

Al participar en el programa Ol’au Palau, podrías convertirte en uno de los primeros extranjeros en acceder a estos lugares y ver una cara del país y su cultura totalmente exclusiva.

Es, sin embargo, una exclusividad que no se gana con dinero, sino con tu forma de viajar. Al demostrar un comportamiento respetuoso y apoyar un turismo regenerativo, irás acumulando puntos, y mientras más tengas los podrás cambiar por estas experiencias.

Así Palaos innova, pues es el primer país que adquiere una política para darle al turismo un valor mutuo. No solo el viaje te enriquece como persona, sino que tú dejas algo de vuelta y mejoras los lugares por donde viajas.

Archipiélago de Palaos

Es una filosofía que está detrás de los viajes de voluntariado o del turismo justo, que como individuos podemos practicar, y que incluso algunas empresas que promueven el turismo sostenible han hecho suyas, pero nunca se había adoptado a nivel nacional por un país entero.

Entre las acciones que te darán puntos se encuentran el compensar la huella de carbono de tu vuelo, usar protectores solares ecológicos, visitar sitios culturales significativos, consumir en negocios certificados que trabajan para reducir su impacto ambiental o consumir alimentos locales de origen sostenible.

No utilizar plásticos de un solo uso y demostrar interés por el país contestando cuestionarios sobre lo que hayas aprendido sobre su cultura en el viaje también aporta.

Los puntos los podrás cambiar por experiencias como ser llevado a lugares prístinos que solo conocen los locales, conocer a los ancianos de las aldeas y hablar con ellos, aprender técnicas tradicionales de pesca, comer en festines con las comunidades locales, nadar en cuevas ocultas o recibir recorridos especiales por puntos históricos.

Nadie que no participe en el programa Ol’au Palau será invitado a conocer estos lugares.

89% de las personas que participaron en el estudio dijeron que estarían más interesados en viajar a un país con un programa de recompensas y 85% dijo que esto los invitaría a comportarse mejor en el extranjero.

Alan T. Marbou, miembro de Palau Visitors Authority, habló sobre el programa.

“Al lanzar Ol’au Palau podemos recompensar a nuestros visitantes mas conscientes y proteger nuestro más valioso patrimonio turístico: nuestro medio ambiente prístino y nuestra cultura única.”

“La pandemia le ha dado a nuestro planeta una muy necesitada llamada de atención y una oportunidad de ver lo que es posible cuando le damos a la naturaleza la oportunidad de rebalancearse. Esperemos que Ol’au Palau llevará a más destinos a pensar en el verdadero costo del turismo y a pensar a quien recompensas con las mejores experiencias de su destino”.

No solo disfrutarás de Palaos, sino que ayudarás a preservarlo para futuras generaciones.

 

A partir de 2023 Swiss Air se convertirá en la primera aerolínea del mundo en usar combustible solar en sus aviones gracias a una nueva tecnología.

Con ello, darán un paso muy importante para lograr una aviación neutra en carbono y serán pioneros en este campo.

El proceso que Swiss usará se llama “Sun-to-liquid” y fue desarrollado por la empresa Synhelion.

Para su fabricación, se usa calor solar concentrado, que alcanza temperaturas de hasta 1,500 grados Celsius, para convertir una mezcla de agua y dióxido de carbono en un producto gaseoso llamado Syngas.

Este se puede convertir en queroseno a través de los procesos usuales para pasar el gas a estado líquido, y gracias a un sistema de almacenamiento de energía termal, la producción se puede llevar a cabo las 24 horas del día, sin importar que no haya sol.

Cabe mencionar que el combustible aún libera emisiones contaminantes, pero contrario al combustible normal, los únicos contaminantes que produce son aquellos mismos que se usaron en su fabricación.

De este modo se está reutilizando un contaminante que ya existía, y se reduce notablemente el impacto negativo que los vuelos tienen sobre nuestro medio ambiente.

Además, este Combustible Sostenible de Aviación (SAF) no requiere la utilización de productos agrícolas y elimina los miedos de otros querosenos ecológicos de que puedan requerir enormes extensiones de tierra para producirse al volverse de uso masivo.

De este modo complementa a las opciones que aerolíneas como Evelop y United ya han utilizado en sus vuelos.

Sun-to-liquid o hidrógeno

Aunque se considera que los aviones de hidrógeno son el futuro de la aviación, siendo la tecnología que finalmente nos permitirá volar sin contaminar, el desarrollo de estos aún está a, por lo menos, una década de distancia.

En el entretiempo, la industria aérea está obligada a disminuir sus emisiones contaminantes, siendo que hoy los aviones representan hasta el 3% de todo lo que contamina el ser humano, siendo esto el principal obstáculo para lograr un turismo sostenible.

En este contexto, la tecnología Sun-to-liquid que usará Swiss Airlines es una gran alternativa para comenzar a descarbonizar la industria.

Planta para producir combustible solar en Móstoles, España

De acuerdo a Synhelion, el proceso que usan permite producir combustible a un precio muy bajo que compite con los hidrocarburos tradicionales y que destruye el argumento económico que, aunque falso, es una de las principales banderas de quienes no quieren hacer lo necesario para descarbonizar nuestra economía.

Además, se trata de una tecnología fácilmente escalable que facilitará su rápida adopción.

Se puede mezclar con los combustibles tradicionales y para transportarse puede usar las instalaciones que todo aeropuerto ya tiene.

Synhelion ya está construyendo sus primeras instalaciones industriales en Jülich, Alemania, desde donde esperan producir 500,000 litros anuales de combustible en 2025, cuando abran las instalaciones.

Desde ahí tendrán un crecimiento exponencial para generar 875 millones de litros para 2030.

Los biocombustibles son una de las medidas que la Declaración de Toulouse señala para lograr una aviación neutra en carbono para 2050.

La empresa también planea una instalación en España y cuenta con el apoyo de Lufthansa.

De acuerdo a su información, sus plantas pueden instalarse en cualquier lugar del mundo con una radiación solar normal de 1,800 kWh/m2.

Esto implica que todo México y gran parte de América Latina, además de África, Medio Oriente, Australia e incluso Mongolia tienen condiciones ideales para su producción.