NeverRest, el proyecto para limpiar el Everest

Campamento abandonado el el Everest generando contaminación

Hubo alguna vez cuando conquistar el monte Everest solo estaba al alcance de los montañistas más experimentados, quienes tenían los conocimientos y la capacidad de superar los retos que la montaña más alta del mundo presentaba.

Pero hoy en día, muchas personas con grandes recursos económicos quieren vivir la experiencia de estar en el techo del mundo.

Donde hay demanda, surge la oferta, y desde hace años se organizan expediciones y trekkings para llevar a turistas a recorrer la montaña, siendo que incluso en temporada alta, es difícil encontrarse solo en el lugar.

De 2016 a 2019, el número de visitantes a la montaña se duplicó, y lamentablemente muchos visitantes no son responsables y no respetan a la montaña ni a la naturaleza.

Vista del monte Everest

Al igual que el turismo masivo afecta a grandes ciudades, también lo hace en estos espacios naturales que ven rebasada su capacidad, y en el caso del Everest, sus laderas se han llenado de basura que visitantes inconscientes dejan a su paso.

Nepal organiza campañas para recoger la basura a través de su ejército, pero pese a que en el verano de 2022 retiraron 33,877 kilogramos de basura, sus esfuerzos no son suficientes para mantener limpia la montaña.

Es por ello que se anunció el proyecto NeverRest, haciendo un juego fonético con el nombre de la montaña, que tiene como objetivo eliminar la basura del Everest.

Proyecto NeverRest

El programa es patrocinado por el gobierno de Nepal, y cuenta con la participación de connotados alpinistas como Simone Moro, Tamara Lunger y Alex Txikon, además de un equipo multidisciplinario que incluye desde guías de montaña hasta biólogos e ingenieros.

La idea es eliminar completamente la basura en el lado nepalí del Everest, a través de 5 fases que van desde la evaluación del impacto del turismo, hasta la recogida de los desperdicios.

Entre ambos puntos se diseñará un campamento base sustentable, se apoyará a los visitantes a evaluar su impacto ambiental y se fortalecerá el papel de los expertos locales.

“Hoy, es momento de ver atrás para darnos cuenta que lo más importante no es llegar a la cima del mundo, sino como llegamos ahí”, dice el video que promociona el proyecto.

“Cualquier reto futuro también debe incluir la protección de nuestro hogar. Ese es el verdadero reto, y la única manera de alcanzar cumbres mas altas como seres humanos”.

Entre los desechos que quedan en las montañas hay desde papel, empaques, ropa, restos de comida y desechos humanos, hasta campamentos abandonados y tanques de oxígeno vacíos.

El problema no es exclusivo del Everest, sino de toda montaña que recibe turismo.

Según el Comité de Control de Polución de Sagarmatha, se han llegado a recoger hasta 251 toneladas de basura en el área, donde también están cumbres como el Lhotse y el Amadablam.

De acuerdo a NeverRest, una vez que la limpieza del Everest esté completa, el siguiente paso es establecer un sistema de reciclaje y manejo de desechos confiable.

Limpieza de basura del monte Everest

También se busca poner en marcha programas educativos que concienticen sobre la situación y ayuden a evitarla.

Conforme se avanza para enfrentar la emergencia climática, es urgente practicar un turismo sostenible y regenerativo.

Esto requiere que los visitantes tengan cero impacto ambiental, que el turismo no sea un factor que degrade los escenarios naturales y que el turismo esté en equilibrio con las necesidades de las poblaciones locales.

El turismo sin control, advierten, solo lleva a destruir los destinos, que una vez degradados son remplazados por otro.

Nepal buscará ser un ejemplo mundial que muestre como manejar el turismo de montaña en el mundo entero, y el proyecto NeverRest espera ser el camino para lograrlo.

Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)