Vista general de la Zona Arqueológica de Tlatelolco con el templo colonial al fondo

Francisco Fontano Patán

La zona arqueológica de Tlatelolco

Ciudad de México, Zonas Arqueológicas

Cuando pensamos en el pasado de la actual Ciudad de México, solemos imaginarla como heredera de la antigua Tenochtitlán, la capital del poderoso Imperio Mexica.

Pero esto solo es cierto en parte, pues lo cierto es que en los islotes que existieron en el Lago de Texcoco existieron no una, sino dos importantes ciudades.

Junto a Tenochtitlan, floreció también México-Tlatelolco, y si lo que queda de la primera lo puedes descubrir en el Museo del Templo Mayor, la segunda te espera en la Zona Arqueológica de Tlatelolco.

Un lugar que pese a su importancia en la historia de la ciudad, es relativamente poco conocido.

Historia de Tlatelolco

Su fundación y su mercado

La ciudad de Tlatelolco se fundó en el año uno casa del calendario mexica, alrededor del 1338, y trece años después de que existiera Tenochtitlan.

Eran también un grupo mexica, cuyos caciques se separaron de los tenochcas para fundar su propio asentamiento, cuyo nombre deriva de la palabra nahua tlatelli, que significa “montículo de tierra”.

El principal producto de la ciudad era la sal, e igual que Tenochtitlan, en principio estaban sometidos a Azcapotzalco, que era la ciudad más importante del Valle de México, hasta que en 1428 una guerra contra los tenochcas y los acolhuas de Texcoco, terminó con esta dominación, iniciando la historia del Imperio Mexica.

Pintura representando el histórico mercado de Tlatelolco

Tlatelolco y Tenochtitlan se mantuvieron como entidades independientes, y la primera era la ciudad más importante en lo comercial. La rivalidad entre ambas fue creciendo, al grado de que en 1473, ambas tuvieron un conflicto armado, originado por la violación de unas mujeres tlatelolcas por un grupo de jóvenes tenochcas.

La guerra acabó con la victoria de Tenochtitlán, y desde entonces Tlatelolco pasó a depender de ellos, aunque ambas urbes mantuvieron relaciones cordiales.

Tras este conflicto, la plaza principal de Tlatelolco se convirtió en un mercado permanente, que puede considerarse el más importante de Mesoamérica, y donde se comerciaban productos de todo tipo y de lugares que iban más allá de las fronteras del imperio, y que eran alcanzados por personas llamadas pochtecas.

Cuando los españoles comandados por Hernán Cortés visitaron este mercado, dejaron escrito que su extensión era de dos veces la ciudad de Salamanca, y que en un mismo momento había hasta 60 mil personas practicando el trueque, lo cual da una idea de la importancia que alcanzó.

La conquista de México

Una vez que la guerra entre mexicas contra los españoles y sus aliados estalló, Tlatelolco sería escenario de uno de los momentos clave del conflicto.

Los tlatelolcas se distinguieron, evitando el avance de los ejércitos invasores por las calzadas de Tlacopan y el Tepeyac, y una vez que Tenochtitlán fue derrotada, se convirtieron en el último bastión de la resistencia mexica.

Esto ocurrió a finales de julio de 1521, cuando los mexicas se replegaron en Tlatelolco para resistir los ataques de los contingentes tlaxcaltecas, huexotzincas, cholultecas y texcocanos, que eran aliados de los españoles.

Para acabar con la resistencia mexica, se realizó un sitio, destruyendo las ciudades cercanas y bloqueando todas las rutas de suministro, con lo cual poco a poco el hambruna diezmó a sus ciudadanos, y poco pudieron hacer cuando el ataque final cayó sobre la ciudad.

Construcciones de la zona arqueológica de Tlatelolco

Los muchos aliados de los españoles se vengaron de décadas de opresión de parte del Imperio Mexica, y el resultado fue una masacre, donde decenas de miles de personas, desde guerreros hasta civiles, fueron asesinados o capturados para ser sacrificados.

Fue la primera vez que Tlatelolco fue escenario de una matanza, y lamentablemente no sería la última.

La mejor información que puedes encontrar en internet sobre la Conquista de Tenochtitlan es el trabajo de varios historiadores que se encuentra en Noticonquista, y que está disponible gracias a la UNAM, cuyo trabajo cultural también abarca decenas de museos.

Descubrimiento de la zona arqueológica

Tras la conquista, igual que Tenochtitlan, Tlatelolco fue saqueada y destruida, y al poco tiempo se comenzó a construir sobre ella la nueva ciudad española. Parte de las piedras de lo que fueron los templos de la ciudad fueron aprovechados para levantar las iglesias cristianas.

Templo cristiano colonial en Tlatelolco

Lo que quedó de la antigua Tlatelolco desapareció bajo tierra, y no es hasta el siglo XIX que tenemos noticia de algunas excavaciones.

Sin embargo, estos trabajos tenían como objetivo la búsqueda de antigüedades, y no la exploración científica de la zona.

No fue hasta 1944 cuando se comenzó un verdadero trabajo arqueológico a cargo de Antonieta Espejo y Robert Barlow, y así pudimos comenzar a conocer los misterios de esta gran ciudad, y su Templo Mayor.

Para la década de los 60, ya se habían recuperado 67 estructuras. Esto hace de Tlatelolco la zona arqueológica de la Ciudad de México con mayor acervo expuesto.

La Plaza de las Tres Culturas

La zona arqueológica de Tlatelolco está ubicada en Eje Central Lázaro Cárdenas esquina con Flores Magón en la colonia Nonoalco-Tlatelolco.

Ahí, los edificios prehispánicos comparten espacio con el templo colonial de Santiago Tlatelolco y con algunos edificios del conjunto urbano Nonoalco Tlatelolco, que se construyeron entre 1957 y 1964, sobre un proyecto del prestigioso arqueitecto Mario Pani.

Así, este conjunto de edificios prehispánicos, coloniales y modernos, representa no solo tres momentos históricos, sino tres culturas que han habitado la Ciudad de México, y que dan el nombre a su plaza.

Lamentablemente, el conjunto es especialmente recordado por la Matanza del 2 de octubre, cuando el gobierno encabezado por el presidente Gustavo Díaz Ordaz ordenó disparar contra un grupo de miles de estudiantes en una de las manifestaciones de lo que fue el Movimiento de 1968.

La represión dejó cientos de muertos, y se convirtió en la segunda masacre que ocurrió en este lugar, después de la que se dio tras la conquista de la ciudad mexica.

Cerca de la Zona Arqueológica, uno de los Museos de la UNAM, el Centro Cultural Universitario de Tlatelolco es el mejor lugar para conocer a fondo este periodo histórico.

¿Qué ver en la zona arqueológica de Tlatelolco?

Aunque es posible ver los edificios desde la plaza sin ingresar propiamente a la zona, por $70 pesos que es el precio del acceso puedes conocer de cerca todas sus estructuras.

Además, podrás visitar el museo del sitio, que fue inaugurado en 2011, y que tiene tres salas que te permitirán conocer los objetos y la cultura de esta ciudad.

Lado sur de la zona arqueológica de Tlatelolco

Templo de Quetzalcoatl-Ehecatl: explorado entre 1964 y 1968, cuando se descubrieron cerca de 200 cuerpos de sujetos sacrificados. Es un edificio de planta mizta, con forma circular y fachada rectangular.

Templo “M” o calendárico: Se le dio su nombre por los glifos que tiene grabados en los nichos de sus fachadas secundarias, que representan los 40 días del calendario ritual. Se cree que era usado por el sacerdote conocido como Tonalpouhque, quien conocía los libros sagrados y determinaba el nombre de los recién nacidos.

El palacio: también llamado edificio “W”, se trata de un conjunto de cuatro habitaciones pequeñas construidas alrededor de un patio central.

Templo de las pinturas: Es un edificio de influencia teotihuacana que tiene la arquitectura conocida como talud-tablero, que también se ve en el Templo Mayor, se encontraron en el restos de las pinturas murales que originalmente lo decoraban.

Templo Mayor: Es idéntico en medidas, orientación y arquitectura a los templos mayores de Tenochtitlan y Tenayuca y es la más importante estructura en la zona arqueológica de Tlatelolco. En su parte superior tiene adoratorios dedicados a Tláloc y a Huitzilopochtli, como era costumbre entre los mexicas, el edificio tuvo siete etapas constructivas, y la que podemos ver corresponde a la segunda de siete etapas.

Gran Basamento: Ubicado al noroeste del Templo Mayor, no se le exploró a fondo hasta las excavaciones de 2007-2009. Se cree que era utilizado por la elite militar de la ciudad.

Además de la zona principal, el INAH también abre la posibilidad de visitar otros lugares cercanos como el Museo Casa del Agua. Para ello hay que hacer previa cita.

Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)

Más post de este autor

Islandia lidera los países más seguro del mundo
Los países más seguros del mundo en 2024

El ránking de países más seguros del mundo en 2024 muestra los destinos para viajar sin riesgo de sufrir violencia o crimen.

Mogadiscio capital de Somalia
Los Países más peligrosos del mundo en 2024

Todos tienen maravillas por descubrir, pero la guerra y la violencia los hacen malos destinos. Son los 10 países más peligrosos del mundo en 2024.

Vista general de la Zona Arqueológica de Tlatelolco con el templo colonial al fondo
La zona arqueológica de Tlatelolco

Fue la ciudad hermana de Tenochtitlán, y hoy es una de las zonas arqueológicas más importantes de la CDM, se trata de Tlatelolco, lugar marcado por las masacres.

Heymondo-personalizado
Cada 20,000 visitantes sembramos un árbol. ¡Ya llevamos!

Apúntate para recibir noticias y promociones

* requerido
 
Viajeros en Ruta apoya el turismo responsable con los animales