Tag Archive for: Monumentos

 

Sin duda una madre es una de las personas mas importantes para cualquier persona, y por ello la celebración del Día de las Madres es una fecha destacada en todo el mundo.

La fecha de la celebración cambia en cada país, y en el caso de México cae el 10 de mayo.

Para festejar el día de la madre a la manera viajera, decidimos hacer un recorrido por el mundo.

Y es que en todo lugar el amor de una madre es uno de los mas fuertes que hay, razón por la que artistas, ciudades y naciones han erigido cientos de monumentos a la madre.

Si creías que el monumento a la madre de Ciudad de México es el único que existe, acompáñanos en este viaje a los lugares mas insospechados para conocer.

Nagasaki, Japón

Uno de los momentos claves de la maternidad es el de dar a luz y de traer un ser nuevo al mundo. Un hecho que cambia la vida y que por ende esta presente en el imaginario de prácticamente cualquier cultura.

Es por ello que algunos de los monumentos a las madre en el mundo reflejan como metáfora los nacimientos o, en el caso de la primera parada de nuestra ruta, el renacimiento.

Nagasaki, en Japón es un lugar marcado por uno de los actos mas horrorosos del siglo XX, pues fue junto a Hiroshima destruida por las bombas atómicas de la Segunda Guerra Mundial.

Himno a la vida en el Parque de la Paz de Nagasaki, Japón

Pero pese a la destrucción, la ciudad se reconstruyó y han hecho su misión el asegurar que nada como lo que sufrieron vuelva a pasar en el mundo.

Así, crearon el Parque de la Paz, jardín lleno de esculturas donadas solidariamente por naciones de todo el mundo.

La escultura que donó Italia se llama Himno a la vida y muestra a una madre, levantando a su bebé con sus brazos hacia el cielo en una expresión de paz y amor.

Es a la vez un símbolo del renacimiento de Nagasaki.

Chalchuapa, El Salvador

Tras el nacimiento de un hijo, el papel de la madre es criarlo, protegerlo y guiarlo en su camino para convertirse en un adulto, siendo este otro de los temas en las esculturas dedicadas a madres en el mundo.

Una madre acompañada de sus hijos es justamente lo que encontramos al viajar a El Salvador.

En El Salvador encontramos uno de los monumentos a la madre del mundo

En la ciudad de Chalchuapa, cerca de la frontera con Guatemala, el homenaje a la madre que erigieron muestra a la mamá cargando a un bebé sobre su brazo izquierdo y llevando de la mano derecha a una hija menor, que carga una muñeca.

La base de inspiración precolombina no es extraña, considerando que Chalchuapa es un muy importante punto histórico salvadoreño, y que a sus alrededores se pueden visitar hasta 10 zonas arqueológicas.

Gatton, Australia

Un escenario repetido en muchos monumentos a la madre alrededor del mundo es el del adiós y la pérdida. Y es que no hay dolor mas grande que perder un hijo.

Las guerras son uno de los eventos que magnifican estos eventos con la absurda pérdida de miles de vidas, y esto se siente mas en pueblos pequeños.

monumento a la madre en Australia

Cerca de Brisbane, en Australia, se encuentra Gatton, una ciudad de 7,000 habitantes que mezcla un ambiente suburbano, con un pasado rural que aún sobrevive en varios aspectos.

En esta urbe, hay que dirigirse a la calle Hickey para toparse con un monumento de mármol de una mujer sollozando.

La razón de su tristeza, son los 68 jóvenes del pueblo que murieron peleando durante la primera guerra mundial, a donde se alistaron como voluntarios, y que nunca volvieron a ver los lugares que los vieron crecer ni a las madres que los vieron partir.

Ashland, Pensilvania

Al final de años de trabajo y amor, una madre queda para siempre en el recuerdo y el corazón de sus hijos, y para un artista no hay mejor forma de expresar esto que plasmar a su madre en su obra.

Esto fue lo que hizo el pintor James McNeill Whistler cuando en 1871 retrato a su madre en la obra llamada “arreglo en gris y negro n°1”.

Monumento a la madre de Ashland Pensilvania

No imaginó que estaba pintando uno de sus óleos más famosos, al grado de que es una de las obras que ha sido considerada como la Mona Lisa de los Estados Unidos.

Tampoco imaginó que su trabajo trascendería la pintura y que su mamá acabaría por ser el símbolo de un pueblo de Pensilvania.

Cuando la gente de Ashville decidió en 1937 levantar un monumento para honrar a las madres del pueblo, y dado que no tenían una modelo local, optaron por inspirarse en el retrato de McNeill para esculpir la obra.

Inaugurada en 1938, la estatua es monumental, y se levanta sobre todas las casas de Ashville, siendo visible desde los alrededores del pueblo.

Es posible subir al pedestal para tener una bella vista de los bosques de los alrededores.

Mount Olive, Illinois

La figura materna es tan fuerte, que se puede extrapolar hacia figuras que no son precisamente una madre biológica.

Eso fue lo que le pasó a Mary Harris Jones, quin tras una tragedia personal encontró un nuevo propósito en la vida y terminó considerada como una madre adoptiva en este pueblo.

Monumento a la madre Jones Mount Olive Illinois

Mount Olive sufrió una epidemia que enfermó al marido y a los cuatro hijos de Mary Harris Jones dejándola sola en el mundo.

Por si esto no fuese suficiente, la tragedia siguió en su vida y un incendio le hizo perder su negocio.

De la desgracia, se reconstruyó para convertirse en líder sindical y dedicarse a pelear por los derechos de los trabajadores mineros.

Tras su muerte fue enterrada en el cementerio de los mineros del pueblo, quienes la consideran una madre adoptiva y que aún repiten su frase “reza por los muertos y pelea con todo por los vivos”.

En el camposanto, se levantó este monumento que destaca sobre todas las tumbas y que rinde homenaje a la madre Jones, que logró a inicios del siglo XX, lo que muy pocas mujeres alcanzaban en esa época.

Terminamos así este recorrido y en viajeros en ruta les deseamos feliz día de la madre.

Hoy en día el Cristo más grande del mundo se encuentra en Bolivia, y el más famoso en Brasil, pero México tiene algo que decir al respecto y busca levantar una estatua que opaque a sus vecinas de América Latina.

Se trata de El Cristo de la Paz, una monumental estatua cuya construcción comenzará en 2019 y que busca convertirse en el nuevo atractivo turístico del país.

La estatua no solo busca atraer a más viajeros a México, sino que busca ayudar a transformar una de las regiones más conflictivas del país

¿Quieres saber más de este proyecto?

El Cristo de la Paz

Si bien México es uno de los países más visitados del mundo, los turistas suelen concentrarse en pocos destinos y no se ha tenido mucho éxito a la hora de llevar a los viajeros a todos los rincones del país.

En algunos casos, la razón por la falta de turismo internacional es muy clara, y es que mientras la mayor parte de México es segura y abierta a visitantes extranjeros, otras regiones son asoladas por el narcotráfico y el crimen.

Estas regiones hacen que, aunque no es uno de los países más peligrosos del mundo, se marque a México como inseguro para el viajero.

Una de ellas es Tamaulipas, y es ahí donde se proyecta la construcción del Cristo mas grande del mundo.

La iniciativa parte del actor y cantante Eduardo Verástegui, nativo de Xicontécatl, Tamaulipas.

El Cristo de la Paz se construirá en la capital, Ciudad Victoria y alrededor de la estatua habría una explanada donde cabrían hasta 10,000 personas.

Alrededor de esta habría una iglesia, un mercado de artesanías, restaurantes, un centro de convenciones, un albergue para peregrinos, un hotel, locales comerciales y un anfiteatro.

Finalmente habría un teleférico que llevaría a la cima de la estatua.

Catedral Cd. Victoria

El conjunto está siendo diseñado por el arquitecto Fernando Romero que entre sus obras más destacadas tiene el Museo Soumaya y el NAICM de la Ciudad de México.

Todo apunta a que el lugar se convertirá en el principal atractivo turístico de Ciudad Victoria, una urbe que hoy tiene poco que ofrecer a un viajero.

Los encargados del proyecto dicen que esperan que este de “un mensaje de fe, amor, esperanza y paz”.

Un mensaje que Tamaulipas y Ciudad Victoria necesitan.

El turismo sostenible tiene como uno de sus ejes el aspecto social, y desde ese punto de vista, las oportunidades económicas que el proyecto del Cristo más grande del mundo traerán puede ayudar a reducir el crimen y hacer más segura la capital del estado.

Medidas del Cristo de Tamaulipas

Una vez concluida la estatua, esta tendrá una altura de 77 metros, y se erigirá con los brazos abiertos.

Actualmente, el Cristo más grande del Mundo se encuentra en Cochabamba, Bolivia y se llama el Cristo de la Concordia.

Mide 34 metros de altura, por lo que el Cristo de la Paz de Tamaulipas sería del doble de altura.

El Cristo del Corcovado que ocupa todas las postales de Río de Janeiro mide 30.1 metros, a los que a veces se le suman los 8 que mide su pedestal.

Aunque no se ha aclarado quien financia el proyecto, se cree que la Iglesia Católica está involucrada.

Tepotzotlán es el pueblo mágico más cercano a la Ciudad de México y por ello un popular destino para quienes escapan de la ciudad, ya sea en un viaje de ida y vuelta o pasando allá la noche.

Pero entre toda la belleza y experiencias que ofrece, Tepotzotlán tiene un secreto, que sorprenderá a gran parte de los habitantes de la capital del país.

Resulta que uno de los símbolos más conocidos de la CDMX, la fuente de Salto del Agua, se encuentra en realidad dentro de este pueblo.

En cambio, el monumento que miles de personas ven cada día al caminar sobre la avenida José María Izazaga es, en realidad, una reproducción.

¿Cómo llegó la fuente de Salto del Agua a Tepotzotlán?

Fue en la década de los años 70 cuando la fuente dejó el lugar donde se encontraba desde el 20 de marzo de 1779, aún durante la colonia.

Su mudanza se dio debido en gran medida a la construcción de la línea 1 del metro, sistema que vino a revolucionar la movilidad sustentable en la capital, pero que obligó a cambiar la imagen urbana.

La línea 1 del metro, una de las 12 que, aunque insuficientes, ayudan a mover a millones de personas al año, circula a lo largo de Avenida Chapultepec.

Con ello sigue parte del trazo del antiguo acueducto que corría sobre la avenida y que tenía en uno de sus extremos la fuente de Salto del Agua.

En ese punto, uno de los límites del centro histórico que se puede descubrir con esta ruta de las iglesias, se construyó una de las estaciones de la línea, que justamente recibió el nombre de Salto del Agua.

Pero el descuido en que se encontraba el monumento, que ya no cumplía su función original y que estaba ahogado por el tráfico vehicular, además de las obras, llevaron a que se decidiera mudarlo para conservarlo.

Fuente de Salto del Agua Tepotzotlán

En Tepotzotlán, el Museo Nacional del Virreinato había abierto sus puertas en 1964.

Al tratarse de una de las mejores obras de artes coloniales, este museo resultó un lugar ideal para el querido monumento.

En su lugar original, se colocó una réplica, que es la que las miles de personas que cada día acuden al registro civil o a las áreas circundantes pueden contemplar.

La reproducción fue obra de Guillermo Ruíz.

La fuente de Salto del Agua original

Hablar de Tepotzotlán es hablar del Museo Nacional del Virreinato, y es en este lugar donde encontrarás la auténtica fuente de Salto del Agua.

Tras conocer siglos de historia mexicana en el recinto, la visita suele terminar en las huertas del antiguo colegio, enormes jardines que ofrecen esparcimiento a los viajeros en ruta por el lugar.

Es en estos jardines donde la fuente de Salto del Agua encontró un hogar.

Cara frontal de la fuente original de salto del agua

 

Semi escondida para que sean pocos quienes la moleste, y seca tras décadas de que el agua no corra por ella, el monumento se encuentra en la cima de una pequeña escalera.

Ninguna placa, ni señal indica a los curiosos que es y como llegó hasta ahí, así que sólo quienes están familiarizados con esta historia pueden identificarla.

Visitarla es, para los viajeros en ruta capitalinos, conocer un símbolo de su ciudad.

Para el resto de los mexicanos y extranjeros que llegan a ella, se trata de contemplar una de las obras escultóricas más bellas que sobreviven.

Apúntala cuando en tu recorrido por los pueblos mágicos de México vayas a Tepotzotlán.