Alemania cambia vuelos domésticos por trenes

La tendencia parece imparable en Europa, donde los vuelos nacionales siguen camino a desaparecer.

Ahora es Alemania el país que anuncia sus planes para que los trenes de alta velocidad tomen el lugar de los vuelos cortos en beneficio del medio ambiente.

viajero cambia de avión a tren en Alemania

Esto se dará expandiendo la alianza entre Lufthansa, la aerolínea nacional y DB Bahn, la empresa de trenes alemana, que ya existe bajo el nombre de Lufthansa Express Rail.

Este servicio, que parte del aeropuerto de Fráncfort, conecta la terminal con diecisiete ciudades, con la garantía de que tu viaje se adapta a los retrasos que pueda sufrir tu vuelo y te permite abordar los trenes con tu pase de abordar.

Para la segunda mitad de 2021, cinco ciudades más comenzarán a ser conectadas con el aeropuerto por vías férreas, pero la novedad más importante es la llegada de un nuevo tren.

Se trata del Sprinter, el tren ultra rápido que se espera mejore enormemente la calidad del servicio.

“Con esta iniciativa conjunta estamos fortaleciendo la oferta de movilidad en Alemania”, expresó Harry Hohmeister, miembro de la junta directiva de Deutsche Lufthansa.

“Mejoraremos la economía local al enlazar inteligentemente los trenes y el transporte aéreo, ofreceremos a nuestros clientes una sencilla y conveniente red de viajes y beneficiaremos a las personas y al medio ambiente”.

Las primeras de las cinco ciudades que se incorporarán a la red de trenes que llega al aeropuerto de Fráncfort son Hamburgo y Múnich.

Posteriormente la capital, Berlín, se sumará junto Bremen y Muñiste.

En rutas que ya existen, como las que van a Colonia y Nuremberg, el tiempo de viaje se reducirá hasta en 30 minutos

El servicio llega incluso a Basilea, en Suiza, y permitirá a todo el país llegar a una terminal que no sólo es la más grande de Alemania, sino que se considera uno de los 20 mejores aeropuertos del mundo.

¿Por qué acaban los vuelos nacionales en Europa?

Desde hace tiempo, la población de los principales países de Europa tiene el cuidado del medio ambiente como una prioridad, y esto ha permitido avanzar en iniciativas beneficiosas con el planeta.

Conforme los vehículos van dejando la gasolina para volverse eléctricos, la atención ha pasado a los aviones, que son altamente contaminantes.

Esto generó el concepto de flygskam o vergüenza por volar, y es que usar un avión para llegar a otro país incrementa en mucho nuestra huella de carbono.

Si bien los viajeros no podemos dejar los vuelos largos, pues no existe una alternativa factible para poder llegar a países lejanos, los vuelos cortos son otra historia.

Muchos países de Europa tienen redes ferroviarias de primera calidad, que conectan ciudades de todos los tamaños en poco tiempo, siendo que los trenes son mucho menos contaminantes que un avión.

Esto es aún más cierto en países que apuestan por energía limpia y no por el combustóleo de alta toxicidad.

Air France Airbus volando

Por ello, se ha forjado un movimiento que elimine los vuelos entre ciudades que ya tienen conexiones por tren, y lo que empezó como una decisión individual se ha convertido en una política.

Ya antes de la pandemia, las cifras de pasajeros en vuelos nacionales iba en picada en Alemania, y ahora esta iniciativa acelerará el cambio.

Otros países que avanzan en ese sentido son Francia, que en 2020 prohibió los vuelos cortos y Austria, que ató el rescate financiero a su aerolínea bandera a que abandonaran estas rutas.

Mientras este cambio se produce, la aviación también busca innovar con el desarrollo de aviones eléctricos o de hidrógeno que pueden limpiar la industria aérea a mediano plazo.

Las mejores experiencias de viaje
Obtén tu seguro de viajes
Voluntariado con Worldpackers
Anúnciate en Viajeros en Ruta
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)
No Comments Yet

Comments are closed