Desde la esfera del vacío llega al museo de la Cancillería

From the Sphere of Nothingness by Johan Falkman

A partir del 15 de diciembre, el museo de la Cancillería presenta una nueva exposición centrada en la obra del artista sueco Johan Falkman.

Se trata de una exhibición multidisciplinaria que contiene pintura, literatura y escultura y que se centra en las realidades que enfrentan las comunidades y las juventudes zulu de Sudáfrica, mismas que conectan con la población afrodescendiente e indígena de México.

Falkman, quien ya expuso en México en 2012, pasó seis años trabajando en este ambicioso proyecto llamado Desde la esfera del vacío, y que en un regalo especial para el país, se exhibe en nuestro país antes que en ningún otro lugar del mundo.

Esto se debe a que el propio artista reconoce a México como su cuna creativa, pues aquí redescubrió y redefinió su arte.

“Cuando vine por primera vez a la Ciudad de México hace casi doce años, encontré mi verdadera voz como artista entre los muralistas mexicanos”. Explicó Falkman en conferencia de prensa.

En gran medida esto se debe a José Clemente Orozco y a su representación de Hernán Cortés, una combinación de la voluntad de conquistar y persuadir, y la otra el conocimiento de saber que eres una falla y que en cualquier momento la tragedia de la vida te golpeará.

Estos opuestos también existen en Moctezuma, quien fue conquistado por Cortés y es una dualidad presente en todo el trabajo de los muralistas mexicanos, la divinidad y la derrota.

Johan Falkman pintando Athalia Killing Her Heirs

A partir de este descubrimiento del arte mexicano, Falkman incorporó esa dualidad a su arte que surge de los cimientos que todos los hombres y mujeres tenemos para tratar de dar contexto a nuestras vidas y nos dan significado.

El artista explicó que las historias de el antiguo testamento tratan de explicar estos cimientos que todos tenemos, y por ello eligió trabajar con los antiguos reyes y reinas.

Si bien México fue el origen de la inspiración artística de Falkman, el grueso del trabajo se desarrolló en Sudáfrica, donde vivió entre comunidades zulu.

“Los indígenas negros de Sudáfrica le dieron un nuevo significado a mi vida, cuando fui capaz de no solo ser un artista, sino un proveedor y un padre para mis modelos, se convirtieron en un espejo de mi mismo y de la vida en general. La vida en sus pueblos que consta de apenas unos miles de personas se convirtió en un espejo de la vida en general”, comentó.

“Cuando apliqué las historias bíblicas a su vida, sucedió algo muy interesante, pues comencé a entender de que trataba la Biblia. No trabajo con la Biblia como un libro religioso, sino como un modelo de nuestra vida, y mis modelos africanos son modelos de todos nosotros”.

La exposición no es solo de Falkman, pues también incorpora el trabajo de la poeta Jennifer Clement, cuyo libro ‘Ladydi’, misma que inspiró la multipremiada película Noche de fuego.

Clement aporta a la exposición 21 cantos relacionados con los 21 sueños que se encuentran en la Biblia, 10 de los cuales están expuestos en el museo, y el resto disponibles en el libro de la obra.

El proyecto también incluyó el lanzamiento de dos discos, uno con música tradicional zulu y otro para un grupo de jóvenes artistas de hip-hop sudafricano que darán a conocer su música al mundo.

Desde la esfera del vacío fue apoyada por la fundación Star for Life del filántropo sueco Dan Olofsson, que ayuda a combatir la transmisión del VIH en África.

Tras la conferencia, Falkman nos acompañó a un recorrido por la exposición, donde explicó toda su obra.

Consideró que la pieza central es un tablero de ajedrez, donde están las figuras de todos los reyes trágicos, incluido a Moctezuma, cada uno de ellos modelado por sus modelos africanos y sus amigos suecos.

Johan Falkman ajedrez de reyes trágicos

Dentro de la exhibición, se hizo también el esfuerzo de que los modelos no fueran anónimos, y se comparten las historias personales que algunos de ellos compartieron con el artista.

El objetivo final es que al ver los retratos seamos capaces de mirar al otro, y mirarnos en el otro, para de ese modo descubrir lo que es verdaderamente importante en nuestro mundo, la compasión.

La entrada al Museo de la Cancillería es gratuita, y después de Ciudad de México la exposición irá a Aguascalientes y Monterrey, antes de iniciar una gira por América Latina, Europa y África.

Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)