El Mamut de metro Talismán

Huesos del mamut del metro Talismán

Mucho antes de que lugares como Tenochtitlan, Texcoco o Cuicuilco se desarrollaran, el Valle de México fue habitado por megafauna prehistórica, y los vestigios de este pasado pueden descubrirse en varios rincones de Ciudad de México.

Uno de los animales que dominaron el antiguo ecosistema de lagos de la hoy capital de México, fueron los mamuts, cuyos restos han resurgido de tiempo en tiempo al hacer excavaciones en el suelo de la urbe.

El más accesible de ellos, es el mamut de metro Talismán, que puede ser visto en esta parada de la línea 4 del metro capitalino, pero que es poco conocido.

La mayor parte de la gente sabe que el símbolo de la estación, ubicada al norte de la Ciudad, es uno de estos elefantes prehistóricos.

Pero pocos han escuchado su historia, y mucho menos se han acercado a contemplarlo.

Buscando descubrir los secretos de la capital, hicimos el viaje para visitarlo.

Mamuts en el Valle de México

Antes de que las acciones del hombre destruyeran el ecosistema que caracterizaba al Valle de México, el espacio hoy cubierto por la megalópolis de la CDMX era un espacio cubierto de cinco enormes lagos.

Información del mamut del metro Talismán

Estos eran Zumpango, Texcoco, Chalco, Xochimilco y Xaltocan.

El ambiente era ideal para que no sólo el hombre, sino cientos de especies animales vivieran y se protegieran de los cambios climáticos de otras regiones.

Ahí, los humanos aprendieron a cazar a los mamuts, que se convirtió en una de sus principales fuentes de alimento y que solían quedar atrapados en el fango de las riveras, donde era posible matarlos.

El suelo también ayudó a la conservación de sus restos, que se han hallado incluso en Milpa Alta.

Este 2019, se descubrió en Tultepec una trampa de mamuts, la primera en el mundo y que nos dio evidencia de como el hombre prehistórico lograba atrapar a estos animales.

Pero aunque este descubrimiento es el más importante al día de hoy, no es el primero que se da.

Mamuts en el metro CDMX

Hubo un tiempo en que la Ciudad de México apostaba por un transporte rápido, de alta capacidad y limpio, el metro, cuyo plan maestro se abandonó en el año 2000, año desde el cual apenas ha crecido pese a ser la columna vertebral de la movilidad en las grandes ciudades.

Descubrimiento del mamut de Milpa Alta
Archivo Metro CDMX

Las excavaciones para construir este sistema, han llevado a cientos de hallazgos arqueológicos, y uno de ellos es la aparición de restos de megafauna prehistórica, entre ellos, los mamuts.

El primero que se descubrió fue en la zona de Ticomán en 1978, donde se construía el Metro Indios Verdes, y fue un hallazgo especial, pues se trató de los restos de una madre embarazada, que tenía a su cría en el útero.

Desde entonces, han aparecido trece ejemplares en lugares como Pantitlán, Garibaldi, Tacubaya, Viveros, La Raza, Hangares, El Rosario, San Joaquín y Tezozómoc.

Algunos se encontraron en mejor estado que otros, pero ninguno puede ser descubierto por los viajeros en ruta por la capital, la única excepción es el de Talismán.

El Mamut de metro Talismán

La línea 4 del metro es la más corta del sistema, la de menos afluencia y la única que no tiene estaciones subterráneas.

mamut Talismán

Además, es la primera cuyo proyecto original quedó trunco (debía llegar hasta Santa Ana, al sur de la ciudad, con el potencial de extenderse hasta Villa Coapa), siendo que desde entonces no se ha terminado ninguna de las otras líneas 9 de metro.

Ahí, mientras se comenzaba a trabajar para construir la estación Talismán, se encontraron los restos de un mamut, y el INAH hizo hasta 1980 trabajo de salvamento y estudio de sus restos.

Se descubrió que fue un animal que vivió en el Valle de México en la era cenozóica, entre 10,000 y 12,000 años antes de desenterrarlo.

También se supo que era un ejemplar que murió joven, y que pertenecía a la especia mamuthus imperator, su fallecimiento no fue producto de la acción humana.

El hallazgo fue tan llamativo, que el mamut fue elegido como el logotipo de la estación, colocándolo con la trompa hacia arriba, lo cual es un símbolo de buena suerte en varias culturas.

Al abrirse la estación al público, en 1981, los restos del mamut fueron colocados bajo un domo, y los puedes ver en el acceso oriente.

Lo que pocos saben, es que en realidad se trata de tres mamuts, pues los restos estaban incompletos, y se buscaron las piezas faltantes en otros ejemplares para montar la exhibición y mostrar al animal a los pasajeros tal cual era.

Viaje a conocer el mamut de Talismán

La zona me queda muy lejos, y como muchos, no sabía que la estación Talismán exhibía los restos de un mamut hasta que mi novia Ariadna me lo contó.

Desde entonces quise ir a conocerlo, y finalmente, tuve la oportunidad de acercarme a la zona para descubrir este secreto de la CDMX.

Es uno de los pocos espacios de interés en una parada localizada en una zona industrial, pero que espera a los curiosos.

Lamentablemente, el estado del domo no permite apreciar bien al mamut, pues el paso de los años y la falta de mantenimiento ha provocado que se vuelva opaco, y hacen que sea muy difícil apreciar los huesos.

El material acrílico, tampoco facilita las fotografías, pues la luz del sol y de la iluminación de la estación se reflejan en todos los ángulos.

Todo esto provoca que el viaje para conocer el mamut de metro Talismán sea un tanto decepcionante, pues es imposible contemplarlo bien.

Sin embargo, vale la pena conocer su historia, y difundirla para saber como México fue tierra de mamuts.

Cerros Ciudad de México

Tras ver los restos del mamut, lo que en el anden elevado de la estación Talismán, se obtiene, eso si, una bella fotografía de los cerros al norte de la CDMX, que pueden disfrutarse desde este mirador.

Su futuro

La baja afluencia de pasajeros en la estación Talismán, la menos transitada del sistema, y su ubicación a la entrada del metro, es ideal para el mamut, pues las temperaturas estables ayudan a su conservación.

Aún así, el mamut quiere dejar el olvido y ser más conocido no solo por los capitalinos, sino por todo viajero interesado en la paleontología.

Por ello, de acuerdo al portal La Silla Rota que entrevistó a Vanessa Bohórquez, responsable del área de cultura del metro cdmx, existe un proyecto para recuperar el mamut de Talismán.

El domo que cubre al mamut del metro Talismán hace casi imposible verlo

Esto es importante debido a que es el ejemplar de más fácil acceso para la ciudadanía, y por tanto una excelente oportunidad para difundir el saber sobre ellos.

El plan consiste en mejorar la museografía para poner cédulas informativas, elevar la plataforma donde se exhibe, mejorar la iluminación y, por supuesto, cambiar el desgastado domo por un material que permita ver los huesos.

De momento, no hay fecha ni presupuesto para iniciar este proyecto educativo y turístico.

¿Te gustaría que lo rescataran?

Comentarios

Francisco Fontano Patán

Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán

Últimas publicaciones de Francisco Fontano Patán (ver todo)

No Comments Yet

Comments are closed

¿Quieres acompañarnos en nuestros viajes?
Solo apúntate y recibe las últimas novedades en tu mail.