Isla Clipperton: El último territorio perdido de México

La historia del México independiente fue, por mucho tiempo, una de perder territorios que dejaron al antiguo virreinato de la Nueva España con una extensión de menos de la mitad de lo que alguna vez fue.

Esto comenzó tras la caída del imperio de Agustín de Iturbide, tras lo cual vino la independencia de las naciones centroamericanas, y no se detuvo hasta 1931.

Ese año, una pequeña isla en el Océano Pacífico, de la cual muy pocos habían oído hablar, dejó de ser posesión de México, y pasó a ser parte de Francia.

Isla de la Pasión, fue el nombre original que tenía en México, pero es mejor conocida como Isla Clipperton.

Es nuestro nuevo destino en la serie de Islas prohibidas del mundo.

¿Dónde está la Isla Clipperton?

Ubicada en el Océano Pacífico, Clipperton se encuentra a 1,080 kilómetros al sur del México continental, y a 945 kilómetros de la isla Socorro, parte del archipiélago de las Revillagigedo, la tierra más cercana a este lejano lugar.

Mapa de la Isla Clipperton en francés

En línea recta, se encuentra a la altura de Nicaragua y Costa Rica, que se ubican a más de 2,200 kilómetros hacia el oeste.

La isla es propiedad de Francia, y este país la administra como parte de la Polinesia Francesa, que incluye a Tahiti y a las Islas Marquesas en Oceanía.

Hiva Oa es el territorio francés más cercano a Clipperton. Las separan 3,997 kilómetros y la línea del Ecuador.

Historia de Clipperton

Descubrimiento

Al igual que Diego García o la isla Heard, Clipperton está tan lejos de todo que durante siglos ningún ser humano puso pie en ella o supo de su existencia.

Fue hasta 1521 que Fernando de Magallanes la avistó, y le dio el nombre de Médanos, aunque nunca se acercó a ella por lo que fuera de describirla no tomó posesión del lugar.

Así, fue hasta 1527 que el ser humano puso pie en la isla de la Pasión. En ese año Álvaro Saavedra Cedrón la avistó cuando viajaba a Filipinas por órdenes de Hernán Cortés y le dió su nombre original.

Así la isla fue reclamada para ser parte de la corona española, aunque fuera de este acto permaneció deshabitada.

Ignorando este hecho, en 1711 unos marineros franceses comandados por Martin de Chassiron y Michel Du Bocage llegaron a la isla y la cartografiaron por primera vez, reclamándola para Francia.

Años después Bocage volvió, la habitó varios meses y la estudió.

En ese mismo siglo un pirata inglés, John Clipperton, estuvo en ella y la usó como base para atacar navíos españoles, es de este personaje de donde obtuvo el nombre por el que se la conoce mayormente hoy en día.

España ignoró estos hechos, y simplemente consideró que la isla seguía siendo suya, tras su independencia, México heredó los derechos sobre todo lo que fue la Nueva España, esto incluyó la isla de la Pasión, y como tal quedó asentado en la Constitución.

La riqueza de la isla

Clipperton es un atolón de corales, y de sus 8.9 kilómetros cuadrados de extensión, apenas 1.7 es terreno transitable.

El grueso de su territorio lo ocupa una laguna de agua ácida y estancada con fauna marina, por lo que realmente no tenía ningún interés estratégico para nadie.

Isla Clipperton desde el aire

Esto cambió en el siglo XIX por dos razones, desde el punto de vista económico, se empezó a explotar el guano de la isla, que no es otra cosa que excremento de aves, el cual se acumulaba aquí y se usaba como fertilizante.

Por el otro, en esos años se preparaba la apertura del canal de Panamá, y por su situación se consideró que se podía sacar algún provecho de la isla en las nuevas rutas comerciales que se abrirían.

A razón de esto, en 1858 Napoleón envió a Victor Le Coat de Kervegnen a tomar posesión de la isla ignorando los derechos de México sobre el territorio.

La noticia llegó a México, que también defendió su posesión de la isla, y ya en pleno Porfiriato, envió una guarnición en 1897 para protegerla, esta consistió de 10 soldados, sus familias y un capitán.

¡Abandonados!

Mientras estas familias se fueron a vivir en la isla, Francia y México mantuvieron su disputa hasta 1909, cuando acordaron presentar su caso ante el rey Víctor Manuel III de Italia, quien acordaron sería el juez de la cuestión.

Sin embargo, el rey olvidó el asunto, y eventualmente también lo hicieron México y Francia, quienes enfrentaron la Revolución y la Primera Guerra Mundial, dejando ambos el tema de Clipperton.

En ese momento, el capitán de la isla era Ramón Arnaud, quien vivía ahí con su familia y cuyos descendientes han rescatado y difundido la historia de Clipperton a través del proyecto Honor y Gloria.

Dado que no tenía recursos naturales, la guarnición mexicana en la isla dependía del exterior, y recibían recursos tanto de las empresas que explotaban el guano, como del gobierno mexicano.

Ramón Aranud capitán Isla de la Pasión

Lamentablemente para ellos, primero la compañía que explotaba el guano quebró, y después vino la Revolución, por lo que al caer Porfirio Díaz, ya nadie se preocupó de enviar el barco que cada dos meses enviaba víveres desde Acapulco.

Los habitantes, que llegaron a superar la centena, fueron muriendo poco a poco, y sobrevivieron con lo que podían pescar, y con los frutos de 13 cocoteros que fueron sembrados por el alemán Gustavo Schultz en los últimos años del siglo XIX.

La desesperación llegó a tal punto que, el 5 de octubre de 1916, después de que el vigía señalara un barco, el capitán Ramón Arnaud se lanzó al mar para tratar de alcanzarlo y ser rescatados.

Ni el ni los dos marineros que lo acompañaron vieron nada, y al contrario su balsa volteó y murieron ahogados.

El rey Victoriano

En la isla Clipperton quedó sólo un hombre, Victoriano Álvarez, quien era el guardian del faro y quien habría dado el aviso de que había un bote cerca. Quedó acompañado de un grupo de mujeres y niños.

Se cuenta que, al verse en una posición de poder, y aparentemente con toda esperanza perdida, este Victoriano se denominó Rey de la Isla de la Pasión.

Gabriela Arnaud, bisnieta de Alicia Rovira, viuda del capitán Arnaud, nos aclara que, contrario a lo que se difunde, Victoriano Álvarez no violó a las mujeres de la isla, pero si pretendió tomar a Rovira como esposa.

Los sobrevivientes de la Isla Clipperton al ser rescatados

Por ello, ideó junto a su asistente, Tirza Rendón, un plan para matarlo con un golpe de martillo en la cabeza y clavándole un objeto punzocortante, siendo Tirza quien le quitó la vida.

Libres de abusos, quedaron solas en Clipperton, pero el mismo día que Álvarez murió un barco estadounidense, el USS Yorktown, navegó por la zona, lograron llamar su atención y fueron rescatadas.

Fueron los últimos mexicanos en la Isla.

Dominio francés

El pleito entre México y Francia por la isla había sido olvidado por todos, hasta 1931, cuando los europeos lo recordaron, y solicitaron a Víctor Manuel III que fallara en el caso.

Poco recordaban en Italia del asunto, pero las circunstancias políticas eran ya muy diferentes a cuando se había elegido a este gobernante como juez neutral.

Aliado de Francia, e ignorando todos los documentos históricos que se remitían a la colonia probando que era una isla mexicana, Víctor Manuel falló a favor de los europeos, y México respetó el fallo.

velero navega frente a la isla Clipperton

En 1934 se eliminó de la Constitución la posesión sobre la Isla de la Pasión, y aunque Francia mantuvo una guarnición militar unos años, esta fue desmantelada en 1944.

Desde entonces, Clipperton es dominada por la naturaleza, y solo recibe la ocasional visita de científicos para estudiarla.

¿Por qué no puedo visitarla?

Clipperton está muy lejos de cualquier territorio, por lo que no tiene recursos para mantener una población humana ni ninguna ruta por la que se pueda llegar.

Aunque en sentido estricto no está prohibido ingresar, si resulta muy difícil alcanzarla por los medios usuales.

Existe la propuesta de que México y Francia trabajen juntos para declarar a la zona un área natural protegida en defensa de la fauna marina.

playa de la Isla Clipperton

Si esto se lograra, Clipperton quedaría unida en una enorme reserva con las islas Revillagigedo, que bajo el gobierno de Enrique Peña Nieto fueron declaradas reserva natural.

¿Realmente no puedo ir?

Francia administra la Isla Clipperton desde la lejana Polinesia Francesa en Oceanía.

Aunque por mucho tiempo fue un protectorado militar, este estado terminó, y con ello se eliminó la prohibición para visitarla

El país organiza ocasionalmente expediciones científicas, y permite el ingreso a documentalistas e incluso a radioaficionados.

La página de la isla, advierte que intentar ingresar a la isla por cuenta propia es peligroso debido a las corrientes y lo escarpado de la costa.

Quienes tienen pasaporte europeo pueden acceder a Clipperton sin permiso previo, y la familia Arnaud ha organizado viajes de buceo.

Una expedición mas significativa no ha sido posible, pues tendría un costo de unos 100 mil dólares.

Pero si tienes la idea de visitarla, existe la posibilidad de lograrlo.

Las mejores experiencias de viaje
Obtén tu seguro de viajes
Voluntariado con Worldpackers
Anúnciate en Viajeros en Ruta
Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)
No Comments Yet

Comments are closed

¿Quieres acompañarnos en nuestros viajes?
Solo apúntate y recibe las últimas novedades en tu mail.