Queimada Grande: La isla de las cobras

Bothrop Insularis en la isla de las serpientes de Brasil

Brasil es uno de los países más grandes del mundo, y es reconocido por tener algunos de los lugares naturales más importantes que existen, así como una biodiversidad sin igual.

Y en esa enorme extensión, no sorprende que existan lugares peligrosos para el ser humano, donde es mejor dejar a la fauna desarrollarse sin intervención.

Uno de estos rincones es la isla de Queimada Grande, también conocida como la Isla de las Cobras.

Pisar ese lugar, puede llevarte a una muerte segura, y es por ello que Queimada Grande es una de las islas prohibidas del mundo que estamos explorando.

¿Dónde está Queimada Grande?

Con una extensión de apenas 0.43 kilómetros cuadrados, difícilmente podrías encontrarla en un mapa.

El pequeño lugar es parte del estado de Sao Paulo, y se localiza en las aguas del Océano Atlántico a 33 kilómetros de la costa brasileña.

Isla de las cobras desde el cielo

La población más cercana es el municipio de Itanhaém, encargado de su administración.

25 hectáreas de la isla son cubiertas por una selva, y el resto son pastizales y rocas desnudas.

No existen playas para desembarcar, por lo que solo un pequeño espacio con rocas resbalosas permiten bajar con cierto riesgo en la isla.

Un habitante muy peligroso

Ninguna sorpresa te causará el que te digamos que el habitante más famoso de la isla son las serpientes, y de allí su sobrenombre de la Isla de las Cobras.

Sin embargo, la especie de serpiente que vive en la isla no es una cobra, sino una víbora de fosa o Bothrops, una familia de estos reptiles que viven por toda América Latina y las Antillas y que se encuentran entre las más venenosas que existen.

La serpiente de Queimada Grande se llama Bothrops Insularis y es una de las más peligrosas de América, no habita en ningún lugar mas que en esta pequeña isla.

Fue hace aproximadamente 11 mil años, una subida del nivel del mar aisló este pedazo de tierra del continente convirtiéndolo en isla, y al quedar solas las Bothrops Insularis se fueron diferenciando de sus hermanas sudamericanas.

Al verse obligadas a cazar aves migratorias para comer, su ya de por si poderoso veneno se hizo hasta 5 veces más potente, por lo que sufrir una mordedura de una de ellas es mortal y doloroso.

De acuerdo a un documental del Discovery Channel, hoy vive hasta una serpiente por cada metro cuadrado de la isla.

Presencia humana

Puede parecer una locura visitar un lugar donde tienes un riesgo tan alto de morir, pero hasta el momento en que el ejército de Brasil prohibió oficialmente la entrada, hubo incluso residentes permanentes.

Estos, eran los guardianes del faro, construido en 1909 y abandonado en 1920.

Se dice que la familia del farero (esposa y dos hijos o una hija, según la fuente), fueron atacados por los reptiles y no pudieron huir muriendo, aunque en realidad no hay registros al respecto.

Faro isla de las serpientes de Brasil

Lo cierto es que su presencia dejó de requerirse cuando el faro se volvió automático, evitando el riesgo y el gasto de tener habitantes en un lugar tan inhóspito.

La otra presencia humana en la isla fue cuando se hicieron intentos de crear una plantación de plátanos.

Se incendió la isla para abrir espacio para los cultivos, lo cual le dio su nombre de Isla Quemada, pero al final los planes se abandonaron y la naturaleza recuperó su espacio.

No se tiene noticia de más gente intentando estar ahí salvo leyendas de piratas y de pescadores que murieron por el veneno.

¿Realmente no puedo ir?

Desembarcar en Queimada Grande está prohibido y junto a la vecina isla de Queimada Chica forman una reserva natural que protege a las serpientes endémicas y a las muchas otras especies de reptiles, insectos y aves que la habitan.

Los únicos que viajan a la isla son personas de la marina de Brasil entrenados para sobrevivir a sus riesgos y que dan mantenimiento anual al faro.

Los otros que van son científicos especializados en serpientes del Instituto Butantán, que estudian y protegen a las serpientes para proteger la especie y para crear antídotos.

Algunos reporteros han recibido permiso para estar con ellos en sus misiones, siempre bajo supervisión y con un médico que lleva antídotos, que pueden salvarte si las víboras te muerden, aunque la cura no está garantizada.

Si te dedicas a una de estas tareas, puedes llegar a estar alguna vez en este peligroso lugar, que pese a su belleza, poco tiene de atractivo.

El verdadero riesgo

Los artículos sobre la Isla de las Cobras, destacan como el lugar es el más peligroso de la tierra y como estar ahí es arriesgar la vida a causa de la venenosa Bothrop Insularis.

Pero mientras las serpientes no han mordido a un humano que no las amenace, si se ven en riesgo por culpa de cazadores furtivos.

Serpiente de fosa de la isla Queimada Grade de Brasil

Se sabe que en el mercado negro, se pagan miles de dólares por estas serpientes, y que hay quien con sobornos logra llegar a este espacio y capturarlas.

La serpiente, en su calidad de especie endémica, está en grave peligro de extinción y esto pone en riesgo su futuro, pues se calcula que hoy hay cuando mucho la mitad que hace unas décadas.

Otra amenaza es la emergencia climática.

La subida del nivel del mar provocada por el calentamiento global y la actividad humana que no reacciona ante la crisis, pueden causar que la isla desaparezca en las aguas del Atlántico, acabando con la Bothrop y las otras especies en ella.

Respetar su espacio es lo mejor que podemos hacer por ellas.

¿Te gustaría estar cerca de estos reptiles?

Las mejores experiencias de viaje
Obtén tu seguro de viajes
Voluntariado con Worldpackers
Anúnciate en Viajeros en Ruta
Comentarios
Desde niño sentí infinita curiosidad por descubrir el mundo, así que estaba escrito que sería un viajero. Exploré el mundo primero a través de mapas, y luego en persona. Tras escribir como freelance en varias revistas, viví un año en Barcelona donde obtuve una maestría en periodismo de viaje, fui miembro fundador del proyecto Caminos Sellados y gané un premio Malta Tourism Press Award como coautor del libro Postales del Mundo: Malta

He visitado 23 países de cuatro continentes y mi filosofía es que, en todo lugar hay algo por descubrir.
Francisco Fontano Patán
Últimas entradas de Francisco Fontano Patán (ver todo)
No Comments Yet

Comments are closed

¿Quieres acompañarnos en nuestros viajes?
Solo apúntate y recibe las últimas novedades en tu mail.