Tag Archive for: Nueva Zelanda

El turismo ha regresado a la normalidad, y 2023 será un gran año para recorrer el mundo, y descubrir lugares para asombrarnos y conocer la belleza de un mundo que debemos preservar.

En este contexto, National Geographic, que lleva más de un siglo explorando y dando a conocer el mundo, reveló su prestigiosa lista de 25 mejores destinos para viajar en 2023.

Para este año, los destinos recomendados por National Geographic se dividen en cinco categoría: Naturaleza, aventura, comunidad, cultura e historia y familia.

En cada uno de ellos se buscaron viajes apasionantes que despiertan el wanderlust y la ansia de descubrir de cada persona y se puso el foco en lugares que estén lejos del radar de la gente, por lo que son una alternativa para disfrutar y enfrentar el turismo de masas.

Con esto en mente los mejores destinos 2023 para National Geographic son:

Aventura

Comenzamos por las recomendaciones de turismo de aventura por la simple razón de que es en esta categoría donde México se gana su lugar en la lista.

De acuerdo a la revista, las Islas Revillagigedo son las Galápagos de México, y la propia organización ayuda a su protección a través de una iniciativa de aguas prístinas.

El Parque Nacional de las Revillagigedo es el área marítima protegida más grande de Norteamérica desde q1ue fue creado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y ahí puedes convivir con tiburones, delfines y mantarrayas.

Fauna marina en las Islas Revillagigedo

Toma en cuenta que tienes que reservar tu visita con mucha antelación, pues para proteger la naturaleza el número de visitantes está limitado.

Perú también se hace presente para América Latina gracias a Choquequirao.

Se trata de una antigua ciudad inca mucho menos conocida que Machu Picchu, y donde puedes conocer a los incas sin tener a masas de turistas cerca.

En Estados Unidos, aparece Utah, uno de los estados más buscados para hacer turismo de aventura en este país.

Las otras dos recomendaciones están en Europa y en Oceanía.

Se trata de los Alpes Austriacos, un lugar para esquiar y visitar los senderos que llevan a las villas Bergsteigerdörfer, mientas que en Nueva Zelanda tienes la oportunidad de conocer uno de los destinos más afamados para soltar la adrenalina, y uno que recientemente reabrió sus puertas a los viajeros del mundo entero.

Comunidad

Ante la crisis climática, tenemos que adoptar con urgencia a un modo de vida sustentable, y a través del turismo sostenible, los viajes pueden apoyar y promover este cambio, a la vez que nos abren la puerta a lugares maravillosos.

Bajo la categoría de comunidad se encuentran cinco viajes donde la conservación beneficia tanto a los visitantes como a los locales, creando una experiencia única para todos los involucrados.

Mujer meditando en Laos

Norteamérica destaca en la lista con dos menciones este año. La primera para Wisconsin en Estados Unidos y la segunda para Alberta en Canadá.

En el caso de Wisconsin, el destino elegido es su ciudad más grande, Milwaukee, famosa por sus cervecerías, mientras que Alberta es elegida como provincia por la mezcla que ofrece entre las tradiciones de sus pueblos indígenas y las perspectivas modernas.

Los otros tres destinos elegidos están en Europa, África y Asia.

Por parte de Europa se eligió a Kárpatos, la segunda isla más grande del archipiélago del Dodecaneso, y que, contrario a otros destinos insulares de Grecia, se ha mantenido lejos de las rutas turísticas, en parte porque legar requiere de un viaje de 28 horas en ferry.

Kárpatos quiere aprender de la experiencia de sus islas vecinas para ofrecer a sus visitantes un mejor turismo que no colapse sus servicios y ponga el foco en su cultura.

Laos es el destino elegido en Asia debido a que un nuevo tren rápido ha abierto nuevas facilidades para explorar el país más allá de su capital, así destinos que antes solo eran aptos para aventureros se han vuelto más accesibles.

Finalmente, Ghana en África ofrece en Accra a una de las capitales mas cosmopolitas del continente.

Naturaleza

África es sinónimo de naturaleza, y por eso no sorprende que este continente tenga un lugar privilegiado entre los destinos que National Geographic recomienda para hacer ecoturismo.

Botsuana tiene uno de los programas de protección de fauna más importantes del continente, y por ello son la recomendación de este año.

En este país del sur del continente, se han creado corredores biológicos que permiten a los animales moverse en libertad y protegidos de la actividad humana, y alrededor de ellos puedes encontrar innumerables proyectos turísticos comunitarios que permiten a las personas una buena vida y los ayudan a trabajar para proteger el ecosistema.

Parque Big Bend en Texas

Europa es, sin embargo, el continente más destacado de la lista, pues acapara tres de los cinco destinos recomendados.

Por un lado, las Tierras Altas de Escocia, donde los proyectos de restauración ecológica están restaurando la flora nativa y los antiguos paisajes naturales del lugar, demostrándonos que siempre se puede trabajar para recuperar lo que hemos destruido a lo largo de la historia.

Los proyectos de Escocia son congruentes ya que su oficina de turismo fue la primera en el mundo en reconocer la emergencia climática y de adoptar el compromiso de luchar contra ella.

Eslovenia, un país que usualmente se encuentra entre los destinos más verdes del mundo, obtiene un lugar en las recomendaciones gracias a proyectos de gastroturismo que te llevan a viajar por granjas, viñedos y queserías en bicicleta.

Las islas Azores de Portugal destaca por la posibilidad de observar ballenas y por sus manantiales de aguas termales.

Finalmente, de vuelta en América, Estados Unidos obtiene una segunda mención con la invitación a visitar el Parque Nacional Big Bend, que se encuentra en la frontera con México teniendo como marca el Río Bravo, y donde por fortuna no hubo tiempo a que Donald Trump construyera su fracasado y absurdo muro.

La reserva está conectada con Maderas del Carmen en Coahuila.

Historia y Cultura

National Geographic apostó en primer lugar por uno de los paraísos para los viajeros amantes de las antiguas civilizaciones, Egipto.

Si bien la tierra de los faraones no puede considerarse como un lugar fuera del radar de los viajeros, el país se ganó su lugar gracias a nuevas atracciones que permiten acercarse a una de las grandes culturas de la historia, y que es más reconocida por las pirámides.

Se trata del Gran Museo Egipcio, que será inaugurado a principios de 2023, es un proyecto que ha costado un millardo de dólares y que será hogar, entre muchas otras maravillas, de la tumba del rey Tutankamón, probablemente el faraón más famoso.

Si vas a Egipto tampoco debes dejar pasar la oportunidad de conocer otra cara del país a través del turismo rural.

Italia, que ya estuvo en la lista de 2022 gracias a la isla de Procida, repite su aparición, en esta ocasión con la Vía Apia.

Vista de una ciudad histórica italiana por donde pasa la Vía Apia

Se trata de un lugar para hacer senderismo mientras disfrutas de la historia, pues esta vía fue una de las carreteras más importantes de la antigua Roma, e iba desde la capital hasta el puerto de Brindisi, inspirando la frase que usamos hasta hoy de que “todos los caminos llevan a Roma”.

El proyecto de turismo cultural sirve para salvar este camino de desaparecer.

Asia aparece con dos lugares en la lista. Por un lado Busán en Corea del Sur y por el otro las grutas de Longmen en China.

En el caso de Corea, la recomendación no tiene que ver con la historia, sino con la cultura, pues es sede de uno de los festivales de cine más famosos de Asia, mientras que para China la invitación es a conocer la que es considerada la más grande concentración de estatuas de piedra en el mundo.

National Geographic no puede evitar siempre recomendar múltiples destinos de Estados Unidos, ya que es el país donde se edita la revista, y por ende los norteamericanos tienen una tercera aparición con Charleston en Carolina del Sur.

La recomendación en este caso es conocer su museo de historia africanoamericana, en una época donde la diversidad está triunfando y la diversidad de uno de los países más grandes del mundo es reconocida.

Familiares

Trinidad y Tobago tal vez no sea el primer lugar en el que pienses para un viaje familiar, pero fue el lugar recomendado por los expertos de National Geographic para 2023.

La nación de dos islas tiene un programa para rescatar a las tortugas marinas, y depende de los visitantes para hacer voluntariado y apoyarlos con las tareas, lo cual representa una gran oportunidad para que padres e hijos convivan con la naturaleza y aprendan sobre conservación.

También en América, Colombia hace la tercera aparición para un país latinoaméricano, esto gracias a su relación con la película Encanto de Disney, que fue de las más populares el año pasado.

Con la cinta como pretexto, la revista recomienda acudir a observar aves y disfrutar de todo el color de la nación cafetalera.

Campamento con vista a la Bahía de San Francisco

La última aparición de Estados Unidos se da con San Francisco, donde puedes hacer senderimo urbano en una ruta que termina cerca del famoso Golden Gate, un lugar ideal para hacer un campamento.

En Europa, Suiza es recomendado como un gran lugar para los golosos que pueden visitar las fábricas de chocolate en sus pueblos alpinos, además de esquiar y hacer senderismo en lugares que incluyen al puente colgante más largo del mundo.

Finalmente, Manchester es recomendado para visitar los campos de futbol de sus mundialmente famosos equipos, el City y el United, además de ser un lugar ideal para conocer el arte moderno.

 

En 1989 los ciudadanos de Whangamōmona, un pueblo de Nueva Zelanda, estaban muy molestos.

El gobierno de su país había cambiado los límites territoriales de sus 16 regiones, y ellos fueron movidos a un nuevo territorio.

Como protesta, se declararon independientes, y su historia llevaría incluso a una cabra a ocupar la presidencia.

Son nuestra nueva parada en la serie de micronaciones: los países que no existen.

¿Dónde está Whangamomona?

Whangamomona se encuentra en la parte sur de la isla norte de Nueva Zelanda en el distrito de Stratford de la región de Manawatū-Whanganui.

Está unido al resto del país a través de la carretera 43, que es conocida como la autopista del mundo olvidado dado que recorre diversos lugares que fueron abandonados y hoy son pueblos fantasma.

Historia de Whangamomona

Ubicada en un valle aislado por una cadena montañosa, la zona donde hoy se encuentra Whangamomona no fue visitada hasta finales del siglo XIX.

Joshua Morgan fue uno de los primeros exploradores en 1893, y murió, probablemente de una peritonitis, mientras exploraba la zona.

Pero una vez que la frontera al lugar se abrió, no hubo que esperar mucho tiempo para que se crearan los primeros asentamientos humanos y en 1895 un grupo de mineros de oro ya se habían establecido allí.

Foto histórica de Whangamomona en Nueva Zelanda

Para 1898, Whangamomona ya existía con una casa de huéspedes, una tienda de abarrotes, una oficina postal y, en 1902, su primer pub, que desapareció en un incendio y para ser remplazado en 1911 por un hotel.

El pueblo, como toda su región, vivió en un tranquilo aire rural prosperando a través de actividades agrícolas y ganaderas.

Fue la segunda mitad del siglo XX cuando la zona entró en decadencia, y todo se aceleró con una caída en el precio de la lana, a la que la mayor parte de la gente se dedicaba.

Con una población en descenso y los pueblos de sus alrededores quedando vacíos, fue que Whangamomona se dio a conocer, al declararse independientes.

Nace la república

En 1989, Nueva Zelanda inició un proceso de revisión territorial, con el cual los límites entre las regiones se redibujaron tomando en cuenta las cuencas hidrográficas del país.

Esto significó que Whangamomona, que hasta entonces era parte de la región de Taranaki serían movidos a la vecina región de Manawatu-Wanganui.

La razón de esto fue que el río Whangamomona era un tributario del Whanganui.

No fueron el único lugar de Nueva Zelanda que cambió de región, pero si fueron quienes se lo tomaron mas a pecho, y como consecuencia decidieron declararse como un país independiente.

Carrera de borregos en Nueva Zelanda

Su primer presidente fue Ian Kjestrup, quien gobernó 10 años hasta su jubilación, aunque fue colocado en la boleta de votación sin su consentimiento.

Si bien la declaratoria de independencia fue simplemente un acto de protesta, sirvió para darle notoriedad al pueblo, y se acabó convirtiendo en una tradición.

Los pobladores pronto abrazaron la idea, y no temieron en adoptar la excentricidad como una de sus características, al punto de que cualquier habitante de la República, sea humano o animal, puede acceder al gobierno.

El primer presidente no humano fue una cabra, Billy Gumboot, quien estuvo dos años en el poder, hasta el día de su muerte.

Su elección fue con un fraude, pues ganó al comerse las boletas que votaban por todos los candidatos opositores.

Billy, la cabra que gobernó un país

Su sucesor fue Tai, un poodle, cuyo gobierno terminó de forma dramática en 2004.

Renunció tras ser atacado por un mastin, en lo que algunos vecinos señalaron como un intento de asesinato político.

Actualmente el presidente es John Herlihy, sucesor de la primera mujer en el cargo, Vicki Pratt, quien también subió al poder sin su conocimiento.

Qué ver en Whagamomona

El mejor momento para visitar el país es cuando celebran el día de la república.

Es un evento que se organiza cada dos años durante enero, para aprovechar el cálido clima del verano austral, y que atrae al pueblo a miles de personas que quieren ser parte de la exótica micronación.

Las primeras veces que la fiesta se celebró, se organizaba en un par de semanas, pero ha crecido tanto que ahora se invierten meses en su planeación.

Si tienes suerte, tu visita puede coincidir con la elección de un nuevo presidente, y si no, por lo menos podrás ver una carrera de ovejas en la calle principal.

Además de asistir al evento, al ir al pueblo tendrás que pasar por el hotel Whangamōmona.

Hotel de Whangamomona, Nueva Zelanda, construido en 1911

Considerado como un monumento histórico, no solo es un lugar para pasar la noche, ahí también puedes comprar tu pasaporte de la república, lo cual te permitirá evitar pagar una tasa de entrada los días de fiesta.

Fue construido en 1911, siendo el negocio más antiguo que sobrevive, y su restaurante permite que el lugar sea el centro de la actividad del lugar.

El resto de los atractivos de la zona están en el viaje.

Para llegar a Whangamomona debes utilizar una de las carreteras menos transitadas de Nueva Zelanda, y en el camino encontrarás cataratas, y bellos paisajes naturales, además de un famoso túnel bautizado como el tpunel del hobbitt por su pequeño tamaño.

Futuro del país

Cuando Whangamomona declaró su independencia, los habitantes del pueblo, 400 en ese entonces, solo temían que la nueva región a la que pertenecían no fuera a ponerles atención, y nunca imaginaron como su protesta se convertiría en algo tan importante.

Pero hoy, la identidad de Whangamomona está estrechamente ligada con su papel como micronación, y es de esperarse que la tradición se mantenga por muchos años.

Ha llegado a ser tan importante, que incluso el sitio web de la BBC les ha dado cobertura, y hasta 5,000 visitantes han llegado al pueblo en las celebraciones más concurridas.

Así que se trata de una micronación, con su futuro asegurado.

 

Ante la emergencia climática, algunos países están reaccionando más rápido que otros, y uno de los que busca lograr un cambio en su industria turística en el corto plazo es Nueva Zelanda.

Para ello, el segundo país más grande de Oceanía ha lanzado El reto de carbono a todos sus negocios turísticos.

Nueva Zelanda tiene el objetivo, en teoría compartido por el mundo entero, de reducir significativamente sus emisiones para 2030 y lograr ser neutros en carbono para 2050.

Todas las industrias del país buscan sumarse a este trabajo, y el turismo no es la excepción.

El reto de carbono turístico es la herramienta con la que el gobierno neozelandés busca impulsar a todos los negocios en el ramo a trabajar en este sentido.

Para ello, ofrecen herramientas, algunas gratuitas y otras de pago para conseguir la neutralidad de carbono en tres pasos.

Primero, calcular las emisiones que cada negocio produce para saber en dónde tienen que actuar.

Segundo, reducir todas las emisiones posibles y compensar aquellas que, de momento, no sea posible eliminar.

Finalmente, viene la certificación, con la cual los negocios pueden demostrar su compromiso con el medio ambiente y atraer a viajeros responsables preocupados por hacer un turismo sostenible.

En el proyecto de Nueva Zelanda se incluyen acciones sociales para involucrar a la gente.

Dentro de estas se encuentra el trabajar de cerca con los maori, la cultura indígena del país, cuyos valores son considerados clave para respetar el ambiente.

También piden crear conexiones sociales entre los negocios y su comunidad, y revisar la cadena de suministro.

La innovación al desarrollar una agenda científica y colaborar compartiendo las mejores maneras de avanzar en los objetivos y la política, que incluye sumarse a programas de gobierno y a iniciativas tanto nacionales como internacionales también son parte del reto.

“Queremos que todos se sientas motivados e inspirados detrás de esta misión”, dijo Chris Roberts, director de Industria Turística de Ataroa (el nombre maori de Nueva Zelanda).

“La crisis climática es un problema internacional, pero necesitamos soluciones locales. Incluso si los tiempos nunca han sido más difíciles para nuestra industria, enfrentar el cambio climático es responsabilidad de todos, y no puede retrazarse un día más”.

La descarbonización de las pymes turística ya ha sido impulsada por empresas como Intrepid Travel, pero Nueva Zelanda es de los primeros gobiernos que plantea el asunto como política.

En Viajeros en Ruta tenemos un bosque para compensar nuestras emisiones, y tu puedes sembrar un árbol en este viajando.

Los delfines son una de las especies animales más queridas por los humanos, y alrededor del mundo una actividad turística muy popular es nadar a su lado.

Sin embargo, la constante interacción entre estos cetáceos y las personas, tiene graves consecuencias para ellos, especialmente en estado salvaje.

La falta de descanso y la alteración de sus patrones alimenticios, puede causar que muchos de ellos mueran.

Esto ha ocurrido en Nueva Zelanda, donde la crisis ha llevado a que el gobierno del país prohíba a los viajeros nadar con delfines, en un esfuerzo por salvar la especie y promover un turismo sostenible y respetuoso con los animales.

La prohibición se aplica específicamente a los delfines nariz de botella, la especie más conocida por el ser humano.

¿Qué es el delfín nariz de botella?

Se trata de la más común entre las 30 especies de delfines, y son considerados como la segunda especie más inteligente del planeta, por debajo de los humanos y superando al resto de los grandes simios.

Lamentablemente, esto ha provocado que durante años se les capture y se les utilice para espectáculos en parques acuáticos debido a la facilidad para educarlos.

En libertad, los delfines nariz de botella viven en grupos de 10 a 12 individuos y son depredadores, habitan en todos los mares a excepción del ártico y el antártico.

Puedes aprender más sobre ellos en la delfinpedia.

Delfines en Nueva Zelanda

Entre las maravillas naturales que esperan a los viajeros en ruta por Nueva Zelanda, están los mares que rodean sus dos islas principales, aguas en las que viven tres especies de delfines.

El nariz de botella habita en concreto en la famosa Bahía de las Islas, el punto más al este de su isla norte y famosa como una de las mejores zonas del mundo para navegar.

En esa región, los delfines prefieren nadar cerca de las costas, y por ello son más vulnerables a las actividades humanas, pero es el turismo el que más los ha afectado.

De acuerdo a el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, su población ha caído en 66% desde 1990.

Además, el número de delfines identificados que visitan el área cada año se ha reducido a tan sólo 19, y la mortalidad entre sus crías es de un alarmante 75%.

Se trata de la tasa más alta del mundo entero.

Nuevas reglas para interactuar con delfines

La prohibición de nadar con delfines en Nueva Zelanda no es el fin de la interacción con esta especie, y lo único que se está haciendo es poner reglas para que todo se realice de modo responsable.

Las touroperadoras de la zona aún pueden llevar a los turistas a conocerlos, pero esta actividad se llevará a cabo sin abandonar el bote ni meterse al agua con ellos.

Además, las visitas estarán limitadas a periodos de 20 minutos, 10 menos que la media hora que solía permitirse.

nadar con delfines en Nueva Zelanda

Finalmente, hay horarios más estrictos, y los humanos sólo podrán estar en el hábitat de los delfines en ciertos horarios de la mañana y la tarde.

Esto dejará una amplia franja horaria donde los animales puedan estar solos.

Se trata también de un primer paso y se investiga si es pertinente crear un santuario para delfines en Nueva Zelanda, donde el nariz de botella pueda criarse sin obstáculos.

Algunas touroperadoras ya han expresado quejas porque esto disminuirá el número de turistas, y porque habrá menos ojos que puedan advertir de embarcaciones no autorizadas.

Cabe finalmente mencionar, que la prohibición sólo se refiera a esta zona particular y a esta única especie.

Aún se puede nadar con los delfines que visitan la Isla Sur del país.

Recuerda que los viajeros responsables no llevan a cabo actividades que dañen a la fauna.

La Fundación FAADA, a cuyo manifiesto de viajes respetuosos con los animales nos hemos sumado, da información sobre como se deben llevar a cabo los avistamientos de cetáceos sin causarles daño.

Siempre ha sido uno de los espacios mas queridos por los chilangos, y uno de los principales atractivos de Ciudad de México, pero el Bosque de Chapultepec no se cansa de darnos razones para visitarlo.

Por si tenías dudas de que es un espacio que debe estar en tu itinerario en un viaje por la CDMX, ahora hay un nuevo motivo, el bosque de Chapultepec fue nombrado el mejor parque urbano del mundo en 2019.

El reconocimiento fue dado por la organización World Urban Parks, que busca promover los beneficios que estos espacios naturales dan a las grandes ciudades.

Se trata de la primera vez que este galardón se entrega, sumándose a la estrategia de la ONG, nacida en 2015, para promover las áreas verdes urbanas.

Para elegir a los ganadores, se tomaron en cuenta cuatro factores:

1.- Diseño
2.- Manejo y mantenimiento del parque
3.- Protección y participación comunitaria
4.- Servicios e infraestructura.

En todos estos temas, el bosque de Chapultepec se distinguió, y un factor extra fue el estar dentro de un completo proceso de renovación que lo llevará de vuelta a su máximo potencial.

Imagen del bosque de Chapultepec

El proyecto, encabezado por el artista Gabriel Orozco, también pasa por extender el bosque que tendrá una cuarta sección.

“Se trata del monumento natural de más importancia para Ciudad de México por su significado histórico, turístico, cultural y ambiental”, dijo World Urban Parks al anunciar el premio.

“Es el principal regulador de la calidad del aire en la urbe y tiene opciones culturales únicas: sus museos y espacios educativos y deportivos ofrecen múltiples lugares para el descanso y el recreo; para leer y escuchar música y donde la flora y la fauna pueden ser apreciados por todos.”

Logra así ser un espacio no solo de turismo sostenible, sino accesible.

Uno de los espacios culturales más nuevos es el Museo del Sitio de Chapultepec, del cual te contamos en Viajeros en Ruta.

Importancia de un Parque Urbano

Las áreas verdes no son solo un espacio recreativo, sino una necesidad básica de infraestructura para toda ciudad, y de ahí la importancia de defenderlas y promoverlas.

Entre sus beneficios, además de limpiar el aire de emisiones contaminantes, se encuentran el ayudar a la salud, el buen estado de ánimo, la convivencia social y el sentido de pertenencia a la comunidad.

Además favorecen el aprendizaje, regulan la temperatura, amortiguan el ruido, permiten la captación de agua de lluvia y evitan la erosión del suelo.

Por todo ello, la Organización Mundial de la Salud indica que toda localidad humana necesita un mínimo de 9.2 metros cuadrados por habitante para garantizar el bienestar de la población, y el derecho a tener esta cantidad de espacios verdes fue impulsada en la legislación de la CDMX por nuestro equipo.

flores en el futuro Bosque Urbano de Málaga

Desde el punto de vista turístico, los parques urbanos siempre son un gran atractivo en las ciudades y para muestra están los mundialmente famosos Central Park, El Retiro o Hyde Park, parte inseparable de Nueva York, Madrid y Londres.

Te recomendamos los mejores destinos verdes del mundo

Varias urbes impulsan la creación de nuevos espacios como lo son el Bosque Urbano de Málaga o la reconversión del centro de París en un espacio verde y peatonal.

Ranking de los mejores parques urbanos del mundo 2019

Además de la medalla de oro que se llevó el Bosque de Chapultepec, World Urban Parks reconoció a otros espacios de este tipo en el mundo.

Los mejores fueron:

2.- Shakespear Regional Park, Auckland, Nueva Zelanda

Parque Shakespear de Auckland, Nueva Zelanda

Además de ser el espacio verde más importante en la ciudad más grande de Nueva Zelanda, el parque Shakespeare tiene un programa de manejo junto a los maori que fomenta la protección y reintroducción de especies nativas del país, convirtiéndose en parte esencial de la conservación.

3.- Penang City Park, Georgetown, Malasia

El parque es una muestra de como se pueden recuperar espacios para la naturaleza, pues surgió en lo que era una antigua cantera para convertirse en un espacio verde de 172 acres, donde ONGs locales organizas eventos culturales y donde buena parte se mantiene sin intervención humana.

4.- Queen’s Park, Invercargill, Nueva Zelanda

Este espacio hace de Nueva Zelanda el mejor país respecto a sus parques urbanos al tener dos en los mejores cinco del mundo. Se llevó medalla de bronce, considerándose que empató con el representante de Malasia.

Existe desde 1857, y forma una colección de jardines temáticos que se convierten en uno de los mejores paseos en este sitio del mundo.

5.- Hasan Celal Güzel Millet Bahçesi, Gaziantep, Turquía

Aunque no entró en el podio de los mejores espacios verdes del mundo, este lugar en Turquía recibió una mención honorífica.

Se trata de un lugar dedicado, sobre todo, al deporte, con canchas de voleibol, futbol, basquetbol y tenis entre los espacios verdes.