Uno de los conceptos que mas escuchamos al hablar de viajes es el de turismo masivo, mismo al que se atribuyen muchos de los males que causa la industria turística.

Y es que toda cosa buena tiene su contrario y si el turismo sostenible trae beneficios tanto a viajeros como a destinos, el turismo de masas explota los recursos en demasía, resultando negativo a mediano y largo plazo.

Para poder combatir los daños del turismo masivo, es importante conocerlo y así saber tanto a nivel personal como a nivel industria y destino, como poder transformarlo en algo sostenible.

Acompáñanos para saber mas sobre el turismo masivo y su impacto.

Definición de Turismo Masivo

El turismo masivo es aquel donde un alto volumen de vacacionistas se concentra en un único destino, lo cual provoca que la capacidad de receptora del lugar queda rebasada.

Venecia es una de las ciudades de Europa que busca acabar con el turismo masivo

Esto trae consigo daños a los recursos naturales y culturales con los que cuenta el lugar y por ende a las personas que lo habitan.

También llamado turismo de masas, se trata de un fenómeno que se dio primero y existe mayoritariamente en destinos de sol y playa.

Pero conforme el turismo se ha convertido en una de las industrias mas importantes del mundo, se ha extendido para afectar también a grandes ciudades, destinos culturales e incluso áreas naturales lejanas de los principales imanes turísticos.

Historia del turismo de masas

Los antecedentes históricos del turismo como fenómeno de masas se pueden encontrar hace mas de un siglo.

De acuerdo a Miguel Ángel Acerenza, profesor y consultor en promoción y desarrollo del turismo, es en el Reino Unido durante el siglo XIX la primera vez que este se presentó.

Por un lado se asimiló que ir de vacaciones era positivo para los trabajadores y se normalizó la costumbre de ir unos días a la orilla del mar.

Por el otro el desarrollo de medios de transporte permitieron a las clases medias llegar a lugares que solían ser solo para aristócratas.

Blackpool, una ciudad costera de Inglaterra, a orillas del Mar de Irlanda, se convirtió en el destino predilecto del país y para 1930 recibía 7 millones de visitantes al año.

Pero fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que el fenómeno se generalizó, aunque en ese entonces no se le veía como algo negativo.

El fin del conflicto bélico trajo una época de recuperación económica y desarrollo del transporte que hizo mas accesible viajar.

Turismo en los años 50 en Argentina

Además, los derechos a vacaciones pagadas, que en pleno siglo XXI en México siguen siendo los peores del mundo, se generalizaron y millones de personas contaron con tiempo, recursos y transporte para conocer otros lugares.

Florence Deprest estima que entre 1950 y 1970 el número de turistas internacionales se doblaba cada año, y el crecimiento del turismo siguió imparable hasta nuestros días.

Si en 1950 25 millones de personas viajaron por el mundo, para 1998 fueron 650 millones y en el nuevo milenio el turismo es una de las industrias mas importantes que existen, manteniendo su crecimiento aún en años de crisis.

Impacto del turismo masivo

Los problemas que causa el turismo de masas se deben al mismo tema que impacta muchos otros campos de nuestra sociedad moderna, el uso desmedido de recursos.

La llegada de turistas es beneficiosa para cualquier lugar, pues con el vienen recursos económicos que sostienen a gran parte de la población, además de un intercambio cultural que enriquece a las personas.

Pero todo destino, ya sea grande o pequeño, tiene ciertos recursos a su disposición, y si la llegada de visitantes excede la capacidad de recibirlos, deja de ser una bendición para convertirse en un problema.

Entre los impactos que causa el turismo masivo se encuentran:

  1. Daños al medio ambiente: Cuando se busca crear infraestructura para acomodar sin planeación a un mayor número de visitantes, se suele destruir el ecosistema. Las costas y selvas son las principales víctimas de esto.
  2. Gentrificación: Los barrios céntricos y cercanos a los atractivos turísticos de cada lugar se vuelven ideales para la infraestructura hotelera, cuando esto crece mas allá de la cuenta, los precios de vivienda sube y la población local acaba por ser expulsada.
  3. Cierre de negocios: Ligado a lo anterior, conforme los negocios para turistas se vuelven mas exitosos, desplazan a los negocios tradicionales, muchos de los cuales sostienen la vida cotidiana de los habitantes del destino, complicando su vida diaria.
  4. Malas condiciones laborales: Con el objetivo de mantener precios bajos para competir, existen empresas que recortan en los salarios de sus trabajadores, explotándolos.
  5. Crimen: Si bien hay turistas responsables, también hay quienes lejos de casa y con el pretexto de divertirse se permiten actividades ilegales sin preocuparse por las consecuencias que dejan en el destino. El consumo de drogas y la trata de personas son dos de los principales riesgos.

Soluciones al turismo de masas

Como en todo otro aspecto de nuestra sociedad, es urgente transformar nuestro estilo de vida y modo de consumo.

La ONU ya ha advertido que estamos en una situación de crisis que nos está llevando a una extinción masiva de especies y a un cambio climático que dejará inhabitable gran parte del planeta y transformará nuestra vida.

Pese a eso, las medidas de la mayor parte de los gobiernos son tímidas.

El primer paso es darnos cuenta que nuestro modelo económico que se basa en un crecimiento sin fin no puede seguir, pues para ello necesitaríamos recursos infinitos, los cuales no existen.

Al rebasar la capacidad de un lugar, inicia su colapso. Y en el caso concreto del turismo, cuando la demanda de servicios es mayor que la que un destino puede proveer, los problemas inician.

La alternativa es clara. Hay que apostar por un turismo sostenible, que hace un uso adecuado de los recursos y promueve la protección de la cultura y el medio ambiente.

Ir en ese sentido requiere de políticas públicas, pero también del compromiso de ciudadanos y vacacionistas, unos exigiendo medidas en ese sentido, otros siendo conscientes de su impacto y convirtiéndose en viajeros responsables.

Barcelona es una de las ciudades víctimas del turismo masivo

De parte de las autoridades, se requiere el buscar maneras de que los flujos de turismo no se dirijan a los mismos lugares ya rebasados.

La demanda turística debe compartirse, de modo que todos los lugares de un país reciban visitantes, cosa que además enriquece a los viajeros abriendo las puertas de todo lo que ofrece el mundo.

Los medios de comunicación y los bloggers podemos ayudar en este sentido, promoviendo alternativas, y no los mismos lugares de siempre.

También es necesario no permitir el desarrollo de infraestructuras dañinas con el medio ambiente. Por ejemplo los enormes resorts que disfrazados de ecoturistas, en realidad depredan manglares para construirse, o proyectos de medios de transporte sin estudios ni proyectos ejecutivos que amenazan con destruir la selva.

Lugares más afectados por el turismo masivo

Entre los destinos que más sufren por este tipo de viajeros se encuentran:

  • Barcelona – Un caso emblemático, los Juegos Olímpicos la impulsaron para convertirse en el destino más popular de España. Después de la pandemia el gobierno ha buscado regular los alojamientos y ha prohibido los alquileres tipo Airbnb en su centro.
  • Venecia – víctima de los cruceros, la ciudad tiene más turistas que habitantes y está amenazada con hundimientos. Con un impuesto buscan desincentivar los viajes de un solo día.
  • Mallorca – Otro popular destino español cuyos problemas aumentan al ser una isla, la presión de cruceristas está creando daños al medio ambiente y se ha respondido poniendo límites a cruceros y controlando los hoteles.
  • Cancún – El destino más visitado de México ha hecho mucho daño a su medio ambiente al apostar por el modelo de resorts y todo incluido. Lejos de combatir estos daños, el gobierno mexicano ha decidido empeorarlos con el proyecto de tren maya, que sin estudios medioambientales depreda la selva y apuesta por llevar estos millones de turistas a zonas sensibles.
  • Machu Picchu – la zona arqueológica más famosa de Perú tuvo menos de 1,000 habitantes en su apogeo, pero hoy es recorrida por millones de turistas al año, y el daño que están causando ha metido al lugar en la lista de Patrimonio en Peligro de la UNESCO.
  • Santorini – aunque muchas islas griegas son amenazadas, Santorini es el caso más grave, la popularidad que le han dado sus postales y sus apariciones en películas lleva a que la gente que llega en cruceros supere a la población local, y el consumo de agua y energía es desmedido a causa de los servicios necesarios para atender a esta creciente población flotante.
  • Ámsterdam – Su zona más céntrica es famosa por ser sede del Barrio Rojo, y atrae un tipo de visitantes que suele ser invasivo y molesto, desplazando a la población. Han buscado trasladar a estos visitantes a otra zona con la mudanza del Barrio Rojo de Ámsterdam.

Aunque los modelos empiezan a cambiar, aún hay mucho que hacer, y falta un compromiso real de parte de gobiernos federales para regular la industria.

Nueva ruta turística en bici por Bogotá

 

 

La pandemia del Covid-19 dejó a una Venecia como no se le veía hace décadas, sin turistas.

Sus habitantes redescubrieron la paz, sus canales recuperaron el agua cristalina, la vida silvestre regresó y sus monumentos dejaron de estar bajo la presión de multitudes.

Mantener esa tranquilidad es uno de los objetivos de la ciudad, y por ello se cobrará un impuesto a turistas.

Originalmente el impuesto iba dirigido específicamente a los cruceristas, principales promotores del turismo masivo que está matando lentamente a la ciudad.

Pero ahora, los cruceros tienen restricciones adicionales, por lo que la tasa turística se ha extendido a cualquier viajero de un sólo día.

Venecia recibe millones de turistas cada año, y la gran mayoría llegan en crucero, pasan unas horas en la ciudad, saturando servicios y plazas, y dejan tras de si muy pocos beneficios para los habitantes que no han huido aún de la ciudad de los canales.

Originalmente, el lanzamiento del impuesto estaba programado para el verano de 2022, pero pese a que la idea fue muy bien recibida por la población, recientemente el consejo de la ciudad lo aplazó hasta el 16 de enero de 2023.

El cobro variará entre los 3.14 y los 10.56 euros, dependiendo de la época del año en que visites.

Este es un cambio sobre el modelo original, donde se hacía un cobro único de 3.42 euros.

La idea es evitar que la gente se concentre en temporadas muy específicas, repartiendo a los visitantes a lo largo del año con el estímulo de pagar menos las fechas con menor saturación.

Todo lo recaudado va para combatir los males que el turismo masivo provoca a Venecia.

Al igual que se anunció originalmente, el impuesto solo se aplica a los viajeros de un día, es decir, aquellos que no pernoctan en la ciudad.

Todo visitante a la ciudad, como en gran parte del mundo, paga un impuesto por cada noche de hotel.

Esta tasa para visitantes que no pernoctan está diseñado simplemente para ser el equivalente de ese otro impuesto.

También están exentos los menores de 6 años.

¿Qué novedades trae el impuesto a visitantes de Venecia?

El impuesto a viajeros de un solo día sigue el ejemplo de otros lugares de Italia que ya lo han aplicado.

Los casos que existen son las islas Eolias y la de Elba, pero nunca ha existido en un lugar con tantas visitas como Venecia.

Sin embargo, Venecia va a tomar medidas adicionales que las islas antes mencionadas nunca han tenido que considerar.

Por un lado, para garantizar que podrás visitarla, deberás reservar un boleto en línea, mismo que deberás adquirir con anticipación a tu visita y presentar a la entrada del centro histórico.

Esto busca evitar que su capacidad quede rebasada, así como promover que la gente vaya a conocer puntos menos conocidos de la ciudad.

Se esperaba que este sistema pudiera ponerse a prueba este verano, pues la página web para adquirir boletos ya está en línea, pero a pesar de esto se pospuso.

 

Venecia es una de las ciudades de Europa que busca acabar con el turismo masivo

Otra medida que se ha tomado es la de poner cámaras de vigilancia a lo largo de la ciudad.

Estas permiten a la policía monitorear el flujo de visitantes, y además determinar cuantas personas son residentes, cuantos italianos de otras urbes y cuantas extranjeras en cada lugar.

Algunas personas están en contra de estas últimas medidas, y acusan que podrían convertir a Venecia en un parque temático, donde los torniquetes y las citas acercarían la experiencia de estar en la ciudad a pasear en Disneylandia.

Otros comparan el sistema de vigilancia con Big Brother, pero la mayoría de la población apoya lo hecho para promover el turismo lento y alejar a los turistas de un solo día que ponen a la ciudad al límite dejando pocos beneficios.

Venecia y el turismo masivo

La situación de Venecia es el ejemplo mas claro de los problemas que se viven cuando el turismo no es sostenible.

La invasión de turistas no solo ha rebasado los servicios, sino que ha desplazado a la población, que ha caído de 175,000 en los años 50 a sólo 55,000 el día de hoy.

Para un visitante es posible recorrer Venecia sin toparse a un solo veneciano, y algunos ya la llaman una “Ciudad Museo”, es decir, una donde no se habita, y que solo existe para verse.

Esto empeora porque prácticamente todos los visitantes se concentran en dos sitios, la Plaza de San Marcos y el Puente de Rialto, así como en los camino entre estos dos íconos.

Aunque las autoridades de la ciudad han luchado por imponer algún control, entre ellos cerrar las puertas de la plaza cuando el número de personas es demasiado, esto no ha ayudado a Venecia.

Se habla incluso de que la UNESCO va a incluirla en su lista de Patrimonio en peligro este mismo año.

A todo esto se agrega que la ciudad es de las mas vulnerables al cambio climático, y sus plazas inundadas por la noche son testimonio de como estamos muy cerca de perder muchos tesoros bajo el mar.

“Venecia necesita respeto”, dijo el gobernador de Veneto, Luca Zaia, a la agencia Reuters al anunciar el impuesto.

“Como pasa con museos, estadios, cines, trenes y aviones, necesita visitas planeadas… esto lo hará sostenible tanto para los turistas como para la ciudad.”

Venecia es parte de una red de ciudades europeas que buscan combatir el turismo masivo y atraer en cambio a los viajeros responsables que el mundo necesita.

 

Durante 75 años, un icono de la Ciudad de México fue el trenecito que recorría el Bosque de Chapultepec, y que dejó de circular en 2006 por falta de presupuesto.

Pero tras 15 años de ausencia, este 2022 el transporte turístico que muchos recuerdan con cariño volverá para convertirse en uno de los mejores medios para visitar uno de los lugares más famosos de la capital.

El trenecito del Bosque de Chapultepec nació en 1929, tras 8 años en que se desarrolló el proyecto oficialmente llamado Ferrocarril Escénico del Bosque de Chapultepec, y que fue pensado particularmente para los niños.

El arquitecto José Gómez Echeverría diseñó su estación, con un estilo art déco, y la idea principal, impulsada por Ignacio Rodríguez y Emilio A. Bengsohn, era fomentar el turismo y en concreto las visitas al zoológico.

La década de los 70 trajo una nueva estación para el tren, ahora en la segunda sección del Bosque, y en su momento de mayor éxito tuvo tres locomotoras y transportó a más de 1,000 personas al día.

Sin embargo, para 2006 el clásico trenecito dejó de circular, una vez que dejó de ser redituable, y pasó a ser solo un recuerdo de la capital hasta ahora.

El nuevo trenecito de Chapultepec

Según anunció Claudia Sheinbaum, el nuevo trenecito recorrerá el bosque, considerado el parque urbano más bello del mundo, no por vías de ferrocarril, sino por los senderos peatonales.

Además, tiene la novedad de que se tratará de un tren eléctrico, traído directamente desde Italia, por lo cual será menos contaminante que su antecesor.

Aunque cabe mencionar que un vehículo eléctrico nunca será completamente limpio, a menos que la energía que lo impulsa venga de fuentes renovables, lo cual no ocurre en un México que sigue apostando por los hidrocarburos.

El recorrido parte del Museo del Sitio de Chapultepec y tendrá 15 paradas.

Ruta trenecito de Chapultepec

  • Museo del Sitio
  • El David
  • Fuente de la Templanza
  • Baños de Moctezuma
  • Los Pinos
  • Tótem
  • Fuente de Nezahualcóyotl
  • Zoológico
  • Fuente de las Ranas
  • Calzada del Rey
  • Fuente del Quijote
  • El Quijote en las nubes
  • Audiorama
  • Tribuna monumental
  • El Sargento

Sus horarios serán de martes a domingo de 09:00 a 18:00 horas y el costo del viaje es de $50.

También ofrecerá recorridos nocturnos los miércoles desde las 5 y hasta las 9 de la noche.

Es parte del Proyecto Bosque de Chapultepec, que busca renovar todos los atractivos del lugar, así como expandir el área verde con una nueva cuarta sección.

 

El Reino Unido se ha comprometido a dar un paso importante en la descarbonización del sector aéreo tan pronto como el año entrante.

El gobierno británico quiere completar en ese año el que llaman el primer vuelo trasatlántico que se impulse al 100% con combustible sostenible de aviación.

Así lo anunció Grant Shapps, ministro de Transporte del país, que confía en que esta innovación inicie una nueva era de vuelos sostenibles que ponga fin a la “vergüenza de volar”.

La ruta de este vuelo será entre Londres y Nueva York, y Shapps puso a disposición de los investigadores un millón de libras para realizar las pruebas que respaldan la iniciativa.

Actualmente, los vuelos que usan combustible de aviación sostenible (SAF) los mezclan en 50% con combustibles tradicionales, pues no se han completado pruebas para garantizar su seguridad.

La Unión Europea tiene una iniciativa para ir aumentando progresivamente su uso, pues la mayoría de las líneas aéras no lo contemplan, pero no se tiene contemplado que llegue a usarse al 100% en el corto plazo.

De hecho, de acuerdo a los planes de la UE, en 2025, apenas el 2% del combustible en los aviones sería de este tipo.

Esto puede cambiar si el Reino Unido tiene éxito con su iniciativa.

Los biocombustibles se fabrican a partir de recursos como desechos vegetales o aceite de cocina, y aunque el quemarlos si genera contaminación, las emisiones son hasta 34% menores.

Cuando se usen al 100% esta reduciión puede aumentar hasta un 70%.

Combinando su uso con medidas de compensación, se pueden conseguir vuelos neutros en carbono al corto plazo.

Para la Declaración de Toulouse, que marca el camino para una aviación con cero emisiones para 2050, el uso de biocombustibles es la principal medida a corto plazo para que los aviones dejen de contaminar.

Además de sus beneficios medioambientales, los biocombustibles pueden tener un importante impacto económico.

Según cálculos del sector, el biocombustible puede generar 5,200 empleos dorectos en el Reino Unido y hasta 13,600 mediante las exportaciones del producto.

Además para 2040 las ventas de esta alternativa pueden alcanzar los 2,300 millones de libras anuales.

Para que el biocombustible sea una opción real una vez que se generalice hay que garantizar que su producción no lleve a la deforestación ya que se requeriría una gran cantidad de espacio en caso de que se fabrique únicamente con productos agrícolas.

SwissAir, una aerolínea que está apostando por este biocombustible, ya ha recurrido a una empresa que fabrica este combustible con energía solar.

Aunque el vuelo trasatlántico británico sería un paso muy importante, ya existen otros adelantos en este tipo de combustible.

United ya hizo un vuelo interno con el, y Evelop, que busca utilizarlo en todos sus vuelos, lo usó por primera vez en una ruta entre Madrid y Punta Cana.

 

Debido a la invasión rusa, Ucrania se ha convertido en un país peligroso que queda fuera de límites para viajeros.

Pero aún así, es posible conocer sus maravillas, y al hacerlo apoyar a la gente de Ucrania mientras resisten a la agresión de la cual son víctimas.

Se trata de una iniciativa de la empresa The Natural Adventure, dedicada a organizar viajes de senderismo y cicloturismo a través de las maravillas naturales de Europa.

Entre los destinos que maneja la empresa se encuentran los Cárpatos ucranianos, que se recorren a lo largo de 9 días.

Ante la imposibilidad de llevar viajeros a la zona por la guerra, la empresa está ofreciendo un recorrido virtual para conocer este lugar, una reserva de la biosfera que además es Patrimonio de la Humanidad.

El recorrido virtual se ofrece a sólo 10% del costo del tour real, y todos los ingresos serán entregados como un donativo a organizaciones humanitarias trabajando en Ucrania.

La empresa, no sólo entregará las 80 libras que cuesta el tour virtual a la ayuda humanitaria, sino que pondrán de su bolsa la misma cantidad, por lo que cada recorrido tomado significará la entrega de 160 libras a quien más lo necesita.

Poder ver la belleza de los Carpatos, que en su paso por Ucrania son una de las maravillas naturales menos conocidas de Europa, seguramente te dejará con ganas de conocerlos realmente.

Por ello, la oferta para ayudar al país va más allá, y si eres de quienes apoyan con una donación, el 10% de tu donativo te será descontado del costo del viaje, si decides hacerlo una vez que los viajeros puedan regresar a Ucrania.

Si no te interesa el recorrido virtual, la empresa también te permite donar directamente sin contratar el recorrido, y puedes hacerlo a través de su web.

The Natural Adventure ofrece recorridos de senderismo y cicloturismo no solo en Europa, sino también en América del Sur, Asia y África.

Además, apoyan el turismo justo que deje recursos a las comunidades receptoras, y desde 2020 se sumaron al pacto Tourism Declares.

Se trata de un compromiso para enfrentar la emergencia climática mediante el turismo sostenible, recortando sus emisiones de carbono hasta llegar al cero neto y trabajando con competidores y socios para adopatar mejores prácticas y acelerar la transición a las cero emisiones netas, particularmente en la industria aérea.