Tag Archive for: Ruta Temática

Córdoba es una de las ciudades mas bellas de Andalucía y ahora tiene para los viajeros una opción para complementar la visita a su famosa mezquita-catedral, se trata de la Ruta de las Iglesias Fernandinas.

El recorrido abarca un total de siete iglesias medievales y tienen la particularidad que se encuentran entre las mas antiguas de la ciudad.

Fueron levantadas poco después de que España, bajo el mando de Fernando III, expulsara a los musulmanes de la ciudad.

Además de su valor histórico, la ruta de las Iglesias Fernandinas apoya un turismo sostenible en Córdoba, pues ayuda a la revalorización y protección del Patrimonio Cultural.

Si estás en Andalucía conoce también las rutas de Senderismo en Málaga

¿Nos acompañan a conocerla?

Ruta de las Iglesias Fernandinas de Córdoba

Los viajeros que se decidan a hacer esta ruta tendrán la oportunidad de conocer tres de los cuatro patrimonios de la humanidad en Córdoba.

Además de la Mezquita-Catedral, donde todo inicia, para alcanzar cada uno de los templos hay que recorrer el Centro Histórico y los Patios de la urbe, ambos también protegidos por la UNESCO por su valor excepcional.

El proyecto es promovido tanto por el Cabildo de la Catedral de Córdoba como por la Confederación de Empresarios de la ciudad y se concentra en la zona de la Axerquía.

La Axerquía es una zona ubicada al este de la antigua Medina de Córdoba que se componía de hasta seis arrabales, lo que la convertían en una de las zonas mas importantes de la urbe.

Tras la conquista, la zona fue completamente reformada, desapareciendo su trazado original, pero perviviendo varios elementos arquitectónicos árabes hasta nuestros días.

Todas las iglesias de la zona que son parte de la ruta siguen abiertos al culto y han sido declarados Bienes de Interés Cultural.

Para recorrerla, los viajeros podrán optar por descargar una app o bien recibir una guía física con la información para ilustrar su recorrido.

Iglesias en la Ruta Fernandina de Córdoba

Los siete templos fueron mandados a construir por Fernando III para remplazar las mezquitas y devolver el cristianismo a la ciudad.

La construcción duró décadas, y se sumó a la de otras 7 iglesias localizadas en La Villa, el otro barrio histórico de Córdoba.

Al recorrerlas se conoce no solo la historia, sino también estilos arquitectónicos que van del Romántico al Gótico.

La ruta incluye:

Iglesia de San Francisco y San Eulogio

Iglesia de San Francisco en Córdoba, Andalucía

Es lo que sobrevive al antiguo convento franciscano de San Pedro el Real, que desapareció tras la desamortización de los bienes de la iglesia en el siglo XIX.

Aunque en su origen fue de estilo gótico, una profunda remodelación en el siglo XVIII le dio un estilo barroco.

En su interior tiene una importante colección de pinturas de artistas cordobeses.

Dirección: Calle Compás de San Francisco, 0, 14003 Córdoba, España

Basílica Menor de San Pedro

Se encuentra en la plaza del barrio homónimo y es un templo que hunde sus raíces muy lejos en el pasado.

El templo se levantó en el mismo lugar donde en el siglo IX existió un templo que albergó los restos de los primeros mártires cordobeses.

Exterior de la Basílica Menor de San Pedro

Tras una profunda remodelación fue reabierta en 1996.

Dirección: Plaza de San Pedro, s/n, 14002 Córdoba, España

Iglesia de Santiago Apóstol

Es una de las iglesias que conservan elementos musulmanes, pues se construyó sobre lo que alguna vez fue la mezquita del Emir Hisham, cuyo alminar se convirtió en torre.

En el siglo XIX se le intervino para darle un aire neoclásico, pero la igleia acabó por caer en un estado lamentable y tras un incendio y hundimiento fue cerrada para su restauración.

El resultado es que hoy, todas las fases arquitectónicas por las que pasó la edificación se pueden apreciar a simple vista.

Dirección: Agustín Moreno, 26, 14002 Córdoba, España

Iglesia de San Lorenzo Mártir

Levantada a mediados del siglo XIII en el arrabal de Almunia de al-Mugura

Iglesia de San Lorenzo Mártir

San Lorenzo se caracteriza por los frescos de influencia italiana que adornan su interior y que fueron colocados en el siglo XIV para embellecerla.

Su elemento mas destacado es el rosetón que adorna su entrada principal.

Dirección: Plaza de San Lorenzo, 4, 14002 Córdoba, España

Iglesia de San Agustín

Se comenzó a levantar en 1328 y su capilla mayor fue fundada en 1335.

Su aspecto actual data del siglo XVII, y fue una iglesia que sufrió muchos daños durante la invasión francesa a España en el siglo XIX, debido a que fue usada como cuadra y granero.

Fue hasta finales del siglo XX cuando una resturación le devolvió su esplendor.

Dirección: Plaza de San Agustín, s/n, 14001 Córdoba, España

Parroquia de Santa Marina de Aguas Santas

De todas las iglesias que mandó edificar Fernando III en Córdoba, ésta es la de mayor tamaño y se encuentra frente al monumento del torero Manolete.

Fue una iglesia muy importante en Córdoba pues se encontraba en un barrio lleno de arroyos, que en una época donde la higiene no era prioritaria era foco constante de epidemias.

De ahí que la iglesia fuera no solo uno de los puntos mas importantes de las procesiones, sino centro de distribución de alimentos.

Santa Marina de Aguas Santas

Dañada por terremotos e incendios y con intervenciones que modificaron su aspecto original, recuperó su aspecto medieval con las últimas restauraciones.

Dirección: Plaza de Santa Marina 6, 14001 Córdoba, España

Parroquia de San Andrés Apostol

La iglesia se construyo sobre lo que siglos atrás había sido la basílica de San Zoilo, uno de los mártires en tiempos del Imperio Romano.

Dentro de la ruta de las Iglesias Fernandinas de Córdoba es una de las que mas modificaciones ha sufrido respecto a su estructura original.

En primer lugar, por que se le añadió una torre en 1555 y en segundo porque en el siglo XVIII se cambió completamente la orientación que tenía de este a oeste por una de norte a sur.

Dirección: Plaza de San Andrés, s/n, 14002 Córdoba, España

Parroquia del Carmen de Puerta Nueva

Pese a ser parte de la ruta, esta es la única iglesia que no data de tiempos de Fernando III, pues comenzó a construirse hasta el siglo XVI.

Fue parte de un convento del Carmen Calzado y fue lo único que sobrevivió de este tras la desamortización de los bienes de la iglesia.

Dirección: Calle Ronda de Andújar, 23, 14002 Córdoba, España

Objetivos del proyecto

Pese a sus atractivos, la mayor parte de la gente que viaja a Córdoba lo hace en recorridos de un día desde otros destinos de España.

Por ello, uno de los objetivos de la ruta de las Iglesias Fernandinas es apostar por un nuevo tipo de turista, que dedica mas tiempo a conocer los lugares, y que por ello requiere mas atractivos para conocer mas a fondo un destino.

Es por ello que revalorizar todo el Patrimonio de la ciudad, permite ofrecer muchas mas cosas que conocer.

La ruta se abrió en noviembre de 2018, pero está siendo promovida con mas fuerza este año y se espera que con ella se consiga incrementar el número de viajeros que pernoctan en Córdoba.

Las agencias y touroperadoras locales apoyan la idea, que lucha contra uno de los males del turismo masivo y atrae viajeros responsables.

Horarios y fechas

La ruta de las iglesias Fernandinas de Córdoba se puede hacer de lunes a viernes, y los templos están abiertos de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00.

Entrar a todas las iglesias es gratis al presentar el boleto de entrada a la Mezquita-Catedral de Córdoba, puedes comprarla en esta web.

En el cine, hay ocasiones donde los escenarios son tan importantes que se convierten en un personaje mas de la película, y eso es lo que ocurre en Roma, la obra maestra del mexicano Alfonso Cuarón.

Inspirada en la infancia del director Roma es, además de una gran historia, un viaje en el tiempo al pasado de Ciudad de México.

Varias locaciones de la película Roma siguen existiendo, y en Viajeros en Ruta salimos a conocerlas.

Ahora que la película ha recibido 10 nominaciones al Óscar y aspira a convertirse en la primera cinta de México en llevarse la estatuilla de película extranjera, es el mejor momento para hacer este tour por los lugares donde se filmó Roma.

Y si el cine te inspira no dejes de viajar con las otras películas nominadas al Óscar.

Tour por los escenarios de la película Roma

La parte central de la película, que aún puedes ver tanto en cines como en Netflix, se da en el barrio que da nombre a la cinta, y las colonias que la rodean.

Todos los lugares los puedes conocer en una caminata entre dos estaciones de metro, Chilpancingo y Centro Médico.

Nosotros comenzamos precisamente en la Avenida de los Insurgentes, a la salida del metro.

Una de las escenas mas gustadas de la película de Cuarón es una simple toma donde la protagonista, Cleo, cruza esta avenida que en los años 70 aún tenía servicio de tranvía y que hoy cubre el metrobús.

Imagen de Roma en un edificio mostrando el Insurgentes de ayer donde hoy pasa el Metrobús

Lo impresionante es que lo que se ve en pantalla fue una reconstrucción tamaño real de una de las avenidas mas importantes de Ciudad de México, que hoy ha cambiado completamente de cara.

Parte de la magia de Roma es revivir un México que se fue para todos aquellos que lo conocieron y mostrarnos como era nuestra ciudad a quienes pertenecemos a generaciones más jóvenes.

Saliendo del metro encontramos la primera locación de Roma, desde donde iniciamos este tour.

 

Cine las Américas

Cleo y los hijos de la familia acuden a este cine para ver una cinta de ciencia ficción, que se estrenó con el nombre de abandonados en el espacio, aunque este es ligeramente cambiado dentro de la trama.

El cine, abierto en 1952 fue uno de los mas conocidos de Ciudad de México y fue diseñado por el arquitecto José Villagrán.

Pese a su fama terminó por cerrar y pasó un tiempo abandonado, hasta que se recuperó como sala de espectáculos.

Hoy es el Auditorio Blackberry y si quieres conocerlo por dentro puedes acudir a alguno de los eventos que ahí se celebran.

Dónde está: Tlaxcala 160, Col. Hipódromo Condesa

Kínder Condesa

Tras esperar el semáforo peatonal, cruzamos Insurgentes y seguimos recorriendo la calle de Tlaxcala hasta llegar a este kínder.

Es el colegio donde Paco, el hijo mas joven de la familia, va a estudiar y pese a su nombre se encuentra en la colonia Roma Sur.

Hoy en día sigue funcionando como escuela, pero si quieres descubrir algo mas que la simple fachada del jardín de niños que te recuerde que fue locación en Roma, entonces tienes que visitarlo un día en particular.

La segunda semana de cada mes, el Kínder presta sus instalaciones a un bazar, y se convierte en una invitación a los viajeros para descubrir tanto artesanías como alimentos.

Se trata de Tribu Bazar, un proyecto de emprendedores mexicanos para ampliar el mercado de productores locales y que además del Kínder que sale en la película Roma, tiene otras sedes itinerantes tanto en la CDMX como en Querétaro.

En Interludio Shop, uno de los expositores que vende velas aromáticas inspiradas en películas, nos cuentan que el proyecto apoya la creatividad de los mexicanos y una economía justa.

Tribu Bazar que se ubica en el Kínder donde se filmó Roma

Aunque su relación con la película Roma de Cuarón es casual, es simbólico que el mismo escenario que inspiró a uno de los cineastas mexicanos mas conocidos apoye a decenas de emprendedores que apuestan por ideas originales, beneficiosas y por una economía sustentable.

Dónde está: Tlaxcala 105, Col. Roma Sur

La casa de Cuarón

Llegamos al punto central de acción de la película, la casa de Tepeji #21 donde vive la familia y que fue la misma donde vivió Alfonso Cuarón.

La calle de Tepeji es una de las mas pequeñas del barrio, pero ahora es también una de las mas famosas, y junto a nosotros, decenas de personas encantadas con Roma caminan hasta aquí para conocer y tomarse la foto en este lugar.

Otros lugares que hablan de las locaciones de Roma mandan a los viajeros a buscar la dirección que se da en la película, pero todos cometen un grave error.

Tepeji #22 la casa donde se filmó la película Roma de Alfonso Cuarón

Y es que al hacer realmente el recorrido descubres que la casa que ves en la pantalla no es el número 21, sino el número 22, que está cruzando la calle de la dirección real.

La casa, ya famosa, exhibe una placa presumiendo de ser la que se ha visto en pantallas de todo el mundo.

Locaciones de la película Roma

Aún así la confusión con la numeración abre la posibilidad de discutir la película con otros viajeros en ruta, mientras comparan los detalles de ambas fachadas para descubrir la real.

Como dato queda el que, fuera de la entrada, ninguna de las dos casas fue usada en la cinta, y que el interior de la misma fue reconstruida en otra casa de la colonia Narvarte, siguiendo los recuerdos de Cuarón y las necesidades de la producción.

Centro Médico Siglo XXI

Para cerrar esta parte del tour por locaciones de la película Roma hay que seguir andando hacia el Centro Médico, que se localiza afuera de la estación del metro homónima.

Es aquí donde se da una de las escenas más dramáticas de toda la cinta.

Abierto en 1951, el lugar sigue siendo uno de los hospitales mas importantes de la CDMX, y no se le puede recorrer libremente, pero a pesar de ello en su recepción se han colocado las letras de la película presumiendo su papel en la misma.

Letrero de Roma en el Centro Médico Siglo XXI

Si consigues que te dejen pasar entonces podrás descubrir la parte mas bella del hospital y un ejemplo del muralismo mexicano.

Se trata de los murales llamados Los Relieves de Francisco de Zúñiga, El Aire es Vida de Luis Nishizawa Flores y Apología de la futura victoria de la ciencia médica sobre el cáncer. Paralelismo histórico de la revolución científica y la revolución social de David Alfaro Siqueiros.

Aunque no es parte de la cinta, hoy en día también existe un mural de José Chávez Morado en el vestíbulo, creado para representar los daños que el lugar sufrió en el Terremoto de 1985.

Dónde está: Avenida Cuauhtémoc 330, Col. Doctores

Otros lugares en que se filmó Roma

El tour a pie que hicimos termina en el Centro Médico, y para conocer el resto de los lugares que aparecen en la cinta, tienes que volver a abordar el metro y dirigirte a otras zonas de la ciudad.

Se trata de:

La Casa del Pavo

Cleo y su amiga Adela visitan este lugar para comer la especialidad del lugar, la torta de pavo horneado y aguacate, mientras esperan a sus parejas para ir al cine.

Yalitza Aparicio interpretando a Cleo entra a la Casa del Pavo en la calle de Motolinía

El restaurante es el escenario mas antiguo de la película, funciona desde 1901 y también puedes comer pozole.

Dónde está: Motolinía #40, Col. Centro.

Teatro Metropolitan

Otra escena clave de Roma ocurre en el interior de este cine, donde Cleo y su novio disfrutan de una comedia francesa.

La reconstrucción de la sala en todo su esplendor, con las cortinas cerrándose en los créditos finales es otro de los momentos que mas nostalgia ha generado en quienes acudían a este cine en los años 70.

Como Las Américas, el Metropolitan dejó de ser cine en 1985 y pasó 10 años cerrado antes de ser renovado y reinaugurado como teatro.

Acudiendo a alguno de sus espectáculos de teatro, conciertos, recitales o danza, cuya cartelera está aquí, puedes también disfrutar del interior del edificio diseñado por Pedro Gorozpe.

Es parte de la arquitectura Art Decó de Ciudad de México que también puedes conocer en el Frontón de la colonia Tabacalera.

Dónde está: Av Independencia #90, Col. Centro.

Metro Normal

Una de las escenas mas complejas de filmar y que requirió de cientos de extra fue la representación del Halconazo, una represión de estudiantes que culminó con al menos 120 muertos y que marcó el gobierno de Luis Echeverría.

La película muestra la recreación de este condenable acto de autoritarismo que ocurrió afuera de la estación de metro Normal que se había abierto apenas en 1970.

Escena del Halconazo de Roma

Afuera de esta parada de la línea 2 del metro, puedes conocer las calles donde este hecho ocurrió.

En Roma lo vemos todo desde una mueblería, que hoy ya no existe y en el lugar donde estaba hay un gimnasio con ventanas muy similares a las de la película.

Tlapalería Jor-Jos

Este negocio se ve brevemente en una escena donde Cleo corre por la calle y casi es atropellada.

La tlapalería sigue abierta y está prácticamente igual a como se le ve en la cinta

Dónde está: Esquina de Ignacio Mariscal y José María Iglesias, Col. Tabacalera.

Locaciones de Roma fuera de la CDMX

Además de ver la capital mexicana en los años 70, algunas escenas de Roma ocurren en Ciudad Nezahualcoyotl y Tuxpan.

Curiosamente ninguna de las dos localidades fue destino de la cinta y si quieres ver los verdaderos sitios en tus viajes por México entonces debes poner rumbo a Chimalhuacán y Paraíso.

En Chimalhuacán se filmó una escena de entrenamiento, en un predio cercano al cerro Chimalhuache, esto debido a que la urbanizada Neza de hoy no se parece en nada a la de los 70.

En la escena cumbre de la película, la familia va a pasear a las playas de Tuxpan, en Veracruz, pero lo que vemos en pantalla son realmente lugares en el municipio de Paraíso, Tabasco.

Roma de Alfonso Cuarón

Si vas a Puerto Ceiba podrás tomarte la foto con el cangrejo frente al que se celebra una boda.

Cerramos así este recorrido por las locaciones de Roma, y estaremos atentos esperando celebrar los premios que la película merece.

Cada cuatro años se habla mucho de futbol cuando se disputa una Copa Mundial, pero los viajeros que aman el deporte pueden recorrer en todo momento la ruta del futbol de Uruguay.

Uruguay fue la sede del primer campeonato mundial de futbol, y es uno de los países más apasionados por este deporte, por lo que los viajeros en ruta que llegan a Montevideo siempre están interesados en conocer parte de esta pasión.

La ruta se compone de tres estadios, todos localizados en Montevideo y los más representativos del país.

¿Nos acompañas a conocerlos?

Estadio Centenario

El primero de ellos es el Centenario, una catedral del futbol debido a que fue sede de la primera final de una Copa Mundial en 1930.

Sobre su césped, Uruguay se impuso por 4-2 a Argentina en la edición más importante del clásico del Río de La Plata y escribió para siempre su nombre en letras doradas.

El Centenario se construyó en específico para la Copa Mundial del 30, donde el país también celebraba el centenario de su independencia, y como dato curioso está el que su construcción no se pudo terminar antes de la inauguración del mundial.

Pasear por sus gradas no es el único atractivo, pues el inmueble es también hogar del Museo del Futbol, donde se diunfe la historia del deporte en Uruguay, América del Sur y el mundo, y se conservan trofeos y recuerdos de los mejores momentos de la selección charrúa.

Estadio Campeón del Siglo

Se trata del estadio mas moderno de Uruguay, pues fue inaugurado en marzo de 2016 para ser la nueva casa del Peñarol, el club más exitoso en la liga de su país.

Los fanáticos del futbol sudamericano conocen a este conjunto, ganador de 49 ligas locales y 5 Copas Libertadores. Pero más allá de esos datos puedes conocer más de ellos recorriendo el museo del club que el estadio aloja.

Estadio Gran Parque Central

La planeación decía que todo el mundial de 1930 se jugaría en el Centenario, pero al no terminarse el estadio hubo que improvisar y buscar otras canchas.

Así el Gran Parque Central entró al quite y fue sede de algunos de los primeros juegos de la historia mundialista. El Bélgica vs. Estados Unidos disputado el primer día de acción de aquel mundial.

Museo del futbol en Centenario

El Gran Parque Central es sede de los juegos del club Nacional, el rival histórico de Peñarol.

Además de su lugar histórico en la historia mundial, llama la atención visitarlo pues se trata del estadio de futbol más antiguo de toda América, al ser construido en 1900, es también el décimo quinto a nivel mundial.

Estadio Pocitos

Para cerrar la ruta, está un viaje a un lugar que ya no existe, el estadio Pocitos, que fue demolido en 1940.

El Pocitos tomaba su nombre del barrio donde se ubicaba, y pese a haber desaparecido, merece un lugar de honor en la Ruta del Futbol de Uruguay.

La razón de ello es que aquí fue donde se marcó el primer gol de la historia de los mundiales de futbol, cuando Lucien Laurent de Francia anotó a México en un duelo que los aztecas acabaron por perder 4-1.

No existían planos de donde estaba el estadio, pero una investigación histórica permitió dar con su ubicación exacta, y gracias a ello hoy se sabe donde estaba el centro del campo y donde la portería donde se marcó ese histórico primer gol.

Para conmemorar el hecho, esta nación futbolera organizó un concurso ganado por el arquitecto Eduardo Di Mauro, y a raíz de ello se levantaron dos esculturas en cada uno de los puntos para conmemorar esta historia.

Para encontrar las esculturas llamadas “cero a cero y pelota al medio” y “donde duermen las arañas” debes dirigirte a las calles Charrúa y Coronel Alegre.

Además del futbol, Uruguay ha buscado otras formas de impulsar el turismo y Spotify es una de ellas.

 

Amanece en la capital de México y poco a poco las calles se llenan de gente, a la vez que decenas de iglesias que pueblan el centro histórico abren sus puertas a los fieles.

Algunos muy populares, otros con poco culto o de plano cerrados la mayor parte del tiempo, cada templo, grande o pequeño, es también un reclamo turístico y forma parte fundamental de la historia de la ciudad.

El paisaje urbano del centro se formó alrededor de las iglesias. Cada barrio, cofradía y orden religiosa tenía la suya, que no sólo atendían las necesidades espirituales de la gente, sino que competían entre sí por destacar en poder y belleza. Se conocen más de 80 templos construidos en la Colonia, muchos de los cuales siguen en pie.

Visitarlas es indispensable al caminar por el centro, y andar de una a otra no sólo permite descubrir sus historias, sino que las convierten en hilo conductor para descubrir toda la zona, alcanzar cada punto cardinal y llevar al viajero más allá del tradicional y conocido corredor Zócalo-Alameda, con el que muchos turistas se quedan.

De Plaza en plaza

Injustamente relegado hoy a segundo plano, el Templo de Santo Domingo fue parte de un convento dominico que llegó a ser la segunda iglesia más importante de la ciudad, puesto con el que rivalizó con la misma Catedral.

Tras las leyes de reforma, el complejo fue expropiado y, con excepción del templo, desapareció. El atrio fue abierto para expandir una plaza que, además de ser casa de los tradicionales escribanos en los portales de los evangelistas, permite sentarse a contemplar con tranquilidad no sólo la fachada del templo, sino el palacio de la inquisición y el edificio de aduanas que la rodean. Juntos forman un espacio que, si bien no es ignorado por los visitantes, si tiene menos atención de la que merece, a no ser por aquellos visitantes que saben de su importancia.

Santo Domingo es uno de varios templos que aún tienen el honor de presidir una plaza, situación que las dota de un sello de distinción y facilita el observar con calma sus detalles sin importar el paso de vehículos o transeúntes.

Al norte de éste, la Plaza de Santa Catarina, espacio arbolado dominado por el templo homónimo, invita a recorrer Garibaldi. Los vendedores ambulantes y la falta de señalización mantienen alejados a muchos visitantes, quienes se pierden de una de las primeras parroquias que existieron en la ciudad.

Levantada cuando la capilla del sagrario resultó insuficiente para atender a la creciente población española, Santa Catarina, hoy vecina de tiendas de vestidos de primera comunión, fue por siglos encargada de recibir a los virreyes a la ciudad, sede de los festejos de la Universidad, y punto de descanso obligado en las procesiones que llevaban a la Virgen de Guadalupe a la catedral en tiempos de epidemias o ruegos.

La iglesia de la Santísima Trinidad tiene una plaza propia casi por accidente. El santuario, erigido por la cofradía de sastres, se hundió con el paso de los años hasta que tres metros de su estructura quedaron bajo suelo. A inicios del Siglo XX se le rescató al excavar la zona, creando los desniveles en corredores y banquetas que peatonalizaron la zona y son hoy parte de su personalidad. A pesar de que los escalones que llevan a la entrada son también una butaca de primera clase para admirar una de las más bellas fachadas barrocas de la ciudad, la zona tampoco abunda en visitantes, convirtiéndola por momentos en un espectáculo individual.

Los pequeños templos indígenas

 

Estos magníficos templos españoles contrastan con las humildes ermitas levantadas en los barrios indígenas. Incapaces de competir en tamaño u ornamentos, y localizados en los extremos sur y oriente de la ciudad, muestran caras desconocidas del centro.

La iglesia de Concepción de Tlaxcoaque pasó décadas olvidada y cada vez más aislada en una plaza de difícil acceso en el extremo sur del centro. Única superviviente de un barrio demolido para construir avenidas, no fue hasta 2010 que fue rescatada con apoyo de la república de Azerbaiyán, lo que generó un conflicto diplomático. A pesar de esto, la plaza fue reintegrada a su entorno y la capilla recuperó el color, sumándose a los atractivos del centro.

Si Tlaxcoaque es modesta, más lo es la capilla de La Humildad, en cuyo interior apenas caben doce personas sentadas. Es la única superviviente de las siete primeras ermitas que Hernán Cortés ordenó levantar tras la conquista de Tenochtitlán, y sus vecinos la salvaron de ser demolida varias veces permitiendo que llegara a nuestros días.

La capilla es uno de los secretos mejor guardados del centro, debido a que está en La Merced, barrio que se sugiere evitar. El otrora idílico lugar, ubicado frente a los canales de agua que llegaban a Xochimilco, perdió belleza cuando éstos fueron desecados, y remplazados por Anillo de Circunvalación. Rodeado de calles descuidadas, puestos ambulantes y zonas de prostitución, se generó la leyenda de que el templo era recinto sagrado de ladrones y meretrices.

En este contexto La Humildad destaca por estar siempre cuidada, en perfecto estado de conservación y sin modificaciones, por lo que es un verdadero viaje a los primeros años de la Colonia y un indudable espacio distinguido en una zona cuya seguridad ha mejorado considerablemente, por lo cual, con las precauciones de rigor, es posible visitarlo sin miedo durante el día. Destaca también por estar siempre llena de fieles, un claro contraste con decenas de templos en mejores zonas, pero vacíos gran parte del día.

Iglesias reinventadas

La ausencia de culto en muchos recintos, provoca un dilema: las iglesias coloniales deben ser conservadas como tesoros artísticos y culturales. Pero sin feligreses pierden su razón de ser y el abandono lleva a su deterioro. Para evitarlo, varios han sido rescatados dándoles otros usos que mantienen vivo el lugar mientras aseguran la conservación de su patrimonio.

A lo largo de centro hay espacios así, como la capilla de Montserrat, hoy museo de la Charrería; o el templo de San Jerónimo, incorporado al campus de la Universidad Claustro de Sor Juana, y sede de exposiciones artísticas.

Pero la reinvención más significativa no se dio por un cambio de uso, sino por uno de devoción. La iglesia de San Hipólito mantiene un culto muy importante, pero los devotos que viajan a ella desde todos los puntos de la urbe, no tienen interés de rezar al mártir romano.

El patrono de la ciudad fue opacado por el santo más popular entre los capitalinos, San Judas Tadeo, quien es hoy centro del culto en una iglesia ajena. Gran parte de los miles que lo visitan cada día 28 no saben que el templo de dos columnas fue dedicado a San Hipólito por celebrarse su día la misma fecha que Cuauhtémoc fue apresado, y que en ella fueron honradas las víctimas de la noche triste.

La suerte de San Hipólito muestra la evolución de las costumbres de la ciudad, y su templo, fin de este recorrido, recuerda el pasado colonial y marca el antiguo límite poniente de una ciudad cuyo centro es apenas el primer paso para conocerla a fondo.

La ciudad de Córdoba en Veracruz acudió a la 32° edición del Tianguis Turístico de México en Acapulco, Guerrero para promocionar uno de sus recorridos más interesantes, la Sierra del Café.

Todo aquel que haya estado en los portales de Córdoba es testigo de la calidad del café de la región, pero mientras no hay visitante que deje la ciudad sin tomar una tasa del aromático brebaje, no son muchos los que se quedan a conocer todo lo que hay detrás del producto.

Por ello, el ayuntamiento de la ciudad está interesado en dar a conocer entre touroperadores, tanto nacionales como internacionales, todos los productos que el viajero puede aprovechar en una visita a la región.

“Trajimos café de autor para la venta,

con mucho éxito han sido recibidos sobre todo el café de Yolanda García ha sido excelente, la gente nos ha felicitado. Aquí hay compradores todos ellos interesados en conocer un nuevo producto con el tema del café, hablamos de la visita a la fincas y de todo el proceso con el que se cuenta, como decimos, de la mata a la taza y bueno, es muy interesante como un producto nuevo para mucha gente, la cual desconoce que hay atrás de una taza de café cuando se la sirven en una mesa”, dijo Roxana González Ahumada, coordinadora de Turismo del ayuntamiento de Córdoba.

La presentación sobre la Sierra del Café durante el Tianguis Turístico 2017, permitió a Córdoba agendar 32 citas de negocios, las cuales buscarán aprovechar al máximo para impulsar el turismo en la ciudad.

Además, la ciudad consiguió una invitación para presentarse en la próxima Feria Nacional de San Marcos, donde el estado de Veracruz será invitado especial este año.

El Tianguis Turístico es el principal evento de promoción turística que se celebra en México cada año, y el próximo año se llevará a cabo en Mazatlán.